HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

18/12/2014
EspaÑol Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 
Falsa invasión rusa en Georgia

Tbilisi emite un irreal reality show


AUTOR:  Pino CABRAS

Traducido por  S. Seguí


Todos pensarán en la Guerra de los Mundos de Orson Welles a la hora de describir la terrible "broma" perpetrada por una emisora de televisión de Georgia a expensas de sus espectadores, que han sufrido durante una hora el anuncio y la descripción de una invasión rusa, sin que durante ese tiempo la emisora hiciera ninguna sugerencia que permitiera comprender que todo era falso: los tanques, la muerte del presidente, las matanzas y todo lo demás.

El programa de radio transmitido el 30 de octubre 1938 –cuando los supuestos invasores no venían de Moscú sino de Marte– ha sido hasta ahora el más clamoroso episodio de ficción, y, antes de desvelarse como tal, llegó a causar pánico y caos.

Pero para tratar de comprender las verdaderas razones del episodio de hoy no es preciso ir tan lejos en el tiempo. Tal vez sólo remontarse a enero de 2010, cuando el presidente georgiano Mijaíl Saakashvili confió el cuidado de la imagen de su gobierno a una empresa de EE.UU. –el grupo Podesta–, especializado en acciones de presión y persuasión en favor de políticos y gobiernos.

El contrato se añade a la misión confiada por el gobierno de Tbilisi a otra empresa norteamericana, Gephardt Government Affairs.

¿Qué sucede con este tipo específico de empresas de relaciones públicas?

Las guerras de los últimos veinte años han sentado muchos precedentes. Los grupos de presión inyectan en los canales de noticias una enorme masa de información adulterada y a menudo completamente falsa. Un clásico: la hija del embajador de Kuwait en 1991, travestida en supuesta enfermera, contó entre lágrimas a las cadenas de televisión de EE.UU. que los soldados iraquíes robaban las incubadoras de un hospital de Kuwait y mataban a los bebés prematuros. Esta pitanza mediática –cocinada en la agencia Hill & Knowlton– fue deglutida sin reparos por los medios occidentales en bloque, y alimentó de una manera muy eficaz la demonización de los iraquíes.

Agencias de este tipo volvieron a aparecer en escena para vender la guerra de Yugoslavia, la guerra contra el terrorismo, las revoluciones de colores y la imagen de varios gobiernos, incluido el de Mijaíl Saakashvili, que hasta ahora había confiado en agencias más cercanas al Partido Republicano estadounidense.

Los resultados, sin embargo, comenzaban a escasear. La derrota de Saakashvili, después de haber invadido Osetia del Sur en 2008, junto con la pérdida de viejos contactos en la Casa Blanca, puso en peligro una rápida entrada de Georgia en la OTAN. Lo más urgente era la reconstrucción de una imagen diferente de la claramente establecida (el estúpido y cruel invasor que provoca la respuesta de Rusia), y tender puentes con el gobierno de Obama (Podesta y Gephardt son una representación de la clase dirigente del Partido Demócrata.)

En el primer frente, lo que cuenta, más que la verdad de los hechos, es enviar un mensaje fuerte. El mensaje de impacto internacional es el de la verosimilitud de una invasión rusa. Equivale a afirmar: miren, la emisión funcionó porque una invasión rusa sería en realidad así, es pues creíble. Y si algo es creíble es también probable. Ergo, Georgia está realmente en peligro, se debe defender y quien puede hacerlo es la OTAN.

El canal de televisión que ha realizado la transmisión de la falsa invasión rusa falso es Imedi, propiedad de un grupo bastante oscuro, pero vinculable a la mafia judía próxima al presidente Saakashvili.

La provocación fue percibida en Moscú como un asunto obviamente grave. Es deseable que también la perciban así las capitales occidentales, antes de secundar las obsesiones del desequilibrado que manda en Tbilisi. Sus intentos recurrentes de alimentar un Gran Miedo antirruso, por otra parte, después de este episodio podrían volverse contra él.


Fuente: A Tblisi va in onda l'Unreality Show

Artículo original publicado el 15 de marzo de 2010

Sobre el autor

S. Seguí forma parte de los colectivos Rebelión y Tlaxcala, la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=10163&lg=es


IMPERIO: 15/03/2010

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  10:29