HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

19/10/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Los árabes de Israel se han portado mal últimamente


AUTOR:  Gideon LEVY גדעון לוי

Traducido por  Carlos Sanchís. Revisado por Caty R.


Nuestros árabes se han portado mal últimamente. Después de todo lo que hemos hecho por Scandar Copti –financiándole, acicalándole y enviándole a Hollywood– ha osado decir que su película Ajami –nuestra película, la película de todos nosotros– al final no nos representa. Después de haberle permitido al parlamentario Ahmed Tibi estudiar medicina en la Universidad Hebrea (!) e incluso dejar que lo eligieran a la Knesset, se ha atrevido a comparar a nuestros santos milicianos sionistas –los Olei Hagardom que fueron ahorcados por los británicos durante el periodo del Mandato- con sus terroristas. Esto no es nada agradable, Scandar. Esto no es nada correcto, Ahmed.

Los jóvenes van salvajes por las calles: una encuesta publicada en Haaretz la semana pasada ofreció una adecuada respuesta sionista a los rebeldes árabes. La mitad de nuestra juventud piensa que los árabes no merecen los mismos derechos que los judíos, el 56 por ciento cree que no se les debería permitir que concurran a un escaño en la Knesset. Si nuestros árabes continúan comportándose de manera tan ingrata después de todo lo que hemos hecho por ellos, estas cifras solamente aumentarán.

Puesto que nuestros árabes han estado dando guerra últimamente quizás deberíamos llamar a sus padres para conversar. Ellos nunca habrían actuado así. Los miembros de la primera generación del trauma de 1948 nunca se habrían atrevido a comportarse de forma tan ingrata. Ellos, que ondearon obsequiosos no una, sino dos banderas israelíes en nuestro Día de la Independencia, como el héroe de La vida secreta de Saeed el «pesioptimista» de Emile Habibi, no habrían hablado como Copti y Tibi. Ellos votaban en masa por el Mapai, el precursor del Partido Laborista, mientras que los servicios de seguridad del Shin Bet les permitían convertirse en maestros en sus propios pueblos. Sabían cómo apreciar todo esto.

No somos nosotros, son ellos: si los árabes se comportasen adecuadamente, si se parecieran a nosotros, hablasen como nosotros, comieran como nosotros, con cuchillos y cucharas, vivieran en zonas residenciales de Tel Aviv y condujeran jeeps, cocinaran maqluba y la untaran de humus, quizás les votásemos de nuevo en la próxima edición de «Gran Hermano», como hicimos por la leal y noble Futna Jaber. Pero si hablan como Tibi y Copti, su suerte será la misma.

Copti hizo una impresionante película sobre la deprimente realidad de Jaffa. No tiene motivo para sentir que representa nuestro Israel, que no le da el sentimiento de pertenencia. La financiación de la película que recibió por buena conducta recuerda a los regímenes que dan dinero a los artistas según los mensajes que envían.

Tibi tampoco debe nada al Estado. Pero cuando osó preguntar si los Olei Hagardom fueron héroes o terroristas, el orador de la Knesset se apresuró a salir de la sala. ¿Era ilegítima su pregunta? ¿Tibi no tiene el derecho, sino también la obligación de plantearla? ¿No estamos obligados a responder? Un acto diabólico tuvo lugar el mismo día que la Knesset recordaba a los Olei Hagardom, uno de los cuales disparó a un autobús y mató a varios pasajeros: La Autoridad Palestina, después, pretendió poner a una plaza de Ramala el nombre de Dalal Mughrabi, el cual tomó parte en un ataque a un autobús israelí en la carretera de la costa en 1978. Israel objetó en contra. «Cada nación tiene su propia verdad», dijo Tibi antes de que le expulsaran de la sala.

El último sueño israelí es que los Coptis y los Tibis desaparezcan de la vista. Si el llamado problema demográfico no se puede resolver por la expulsión de los árabes, trataremos de deshacernos de ellos de otro modo: destruir su identidad, borrar su memoria nacional y convertirlos en israelíes, por no decir sionistas. Esto no funcionará. No sólo estamos hablando de la discriminación económica, sino de pisotear el patrimonio nacional. Esto tampoco funcionará. La tercera generación después de la Naqba está informada. Es verdad que algunos de ellos se están «isrealizando», la forma en que nos gusta verlos, pero la carencia de identidad árabe también  planteará un apremiante problema social. La situación de los judíos en el mundo es mucho mejor  que la suya.

La solución no sólo radica en los presupuestos como nos gusta creer (aunque no actuamos en consecuencia). Mientras no reconozcamos la igualdad de derechos, incluido el derecho a decir cosas que no queremos oír, continuarán siendo un problema demográfico sin solución. Mientras no entendamos que no les damos nada, que en una democracia  los derechos son naturales y se dan por sentados, y mientras no aceptemos no sólo a fabulosa Futna Jaber sino a los menos complacientes Scandar y Ahmed, aquí no habrá democracia. ¿Ellos no son leales al estado? El Estado es mucho menos leal con ellos.


Fuente: Israel's Arabs have been misbehaving lately

Artículo original publicado el 14 de marzo de 2010

Sobre el autor

Carlos Sanchís y Caty R. forman parte del colectivo Rebelión. Carlos es, además, miembro de Tlaxcala, la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, a la revisora y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=10179&lg=es


TIERRA DE CANAÁN: 17/03/2010

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  5:47