HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

17/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Ayudemos a la pequeña Amal, una niña de Gaza


AUTOR:  Avigail ABARBANEL

Traducido por  Atenea Acevedo



Hace un par de noches vi el documental ‘Los niños de Gaza’ en la sección ‘Dispatches’ de Channel 4. El director de la película, que retrata el caso de cuatro pequeños de Gaza, es el premiado documentalista Jezza Neumann. Llevo dos días con el rostro de Amal, una niña que aparece en el documental, grabado en la memoria. Amal fue herida durante el ataque de Israel sobre Gaza hace poco más de un año. La encontraron debajo de los escombros después de que pasara un largo rato entre los cuerpos mutilados y sin vida de sus tíos. A uno de sus tíos le habían partido la cabeza en dos. 

Desde aquel ataque israelí el año pasado, Amal ha vivido con varios trozos de metralla alojados en su cabeza. Sufre de frecuentes y terribles jaquecas y sangrados nasales. Desde luego, esos padecimientos se suman al trauma psicológico con el que tiene que convivir día tras día. Soy psicoterapeuta, pero no puedo afirmar cuánto tiempo le tomará a Amal, si es que llega a lograrlo, sanar las heridas emocionales que lleva consigo, y tampoco sé cómo será su vida si no se extrae la metralla de su cerebro.

La película explica que una organización israelí de beneficencia logró que un neurocirujano revisara a Amal en Israel para determinar si podría ayudarla. Entiendo la situación, pero creo que llevarla a Israel en búsqueda de tratamiento no fue la mejor idea. Imagínense lo que pudo sentir: Amal sabe perfectamente que Israel es responsable de lo que le sucedió, y lo que pasó con su familia y su comunidad. ¿Cómo habrá sido para ella ir a consultar a un cirujano israelí? Esa persona, capacitada o no en medicina, pertenece o perteneció a las filas del mismo ejército que ataca al pueblo de Amal. Enviarla con alguien así es insensible y macabro.

Me horrorizó saber, además, que a pesar de haber recibido el permiso para ir a Israel a consultar al cirujano, Amal y su anciana abuela fueron obligadas a esperar 7 horas a la intemperie para que se les permitiera cruzar la frontera. No se trata sino de un ejemplo más del abuso cotidiano de Israel en contra de la dignidad del pueblo palestino. No había razón para esperar, al igual que no hay razón para obligar a nadie a pasar horas en los puestos de control día tras día. El Estado israelí no cree que el pueblo palestino merezca ser tratado con dignidad.

Pero no nos equivoquemos, no pensemos que son simplemente actos azarosos de una burocracia torpe, disfuncional y tercermundista: es una campaña deliberada y calculada para humillar al pueblo palestino y quebrar su temple. Las personas a las que se ha arrebatado la fortaleza de espíritu dejan de resistir aun cuando se les somete a los más terribles abusos.

En la lucha por combatir el espíritu de la resistencia palestina el Estado israelí no distingue entre personas jóvenes, enfermas, sanas o viejas. Todo espíritu humano puede inspirar a la resistencia; la inspiración para resistir puede provenir, por igual, de una abuela endeble o de una sobrina de 10 años o de un bebé recién nacido. Todo ser humano con deseos de libertad constituye una amenaza a la potencia ocupante y represora. Por eso los soldados israelíes pueden matar a los niños palestinos en los brazos de sus padres: no distinguen entre quienes luchan por la libertad y las personas comunes y corrientes. Tal es la razón detrás de la constante política israelí del castigo colectivo, y también es la razón por la que el derecho internacional la condena. Las potencias ocupantes y represoras siempre han considerado a pueblos enteros como amenaza, su visión no se limita a un grupo de luchadores por la libertad.

La falta de compasión y humanidad por parte de Israel me deja helada... la verdad es que ya estoy harta. Dudo que una pequeña o una militar judía israelí con una lesión en el cerebro hubiesen recibido la pésima atención médica que se dio a Amal. ¿Qué soldado israelí permitiría que su abuela fuera tratada como se trató a la abuela de Amal?

¡Ya basta! No puedo seguir sentada y contemplar impasible el espectáculo. Me gustaría lograr que Amal viajara a otro país, acompañada de un miembro de su familia, para ser auscultada y posiblemente operada, verla en manos de un cirujano capaz y con espíritu humanitario, que no tenga nada que ver con Israel y pueda atender a Amal. Sé que esto puede costar mucho dinero y que no es fácil organizarlo, por eso espero que formemos un grupo para poner manos a la obra. Nunca me he embarcado en este tipo de esfuerzo y no tengo experiencia. Sin embargo, entre quienes esto leen habrá personas con excelentes habilidades y experiencia de organización, movilización y recaudación de fondos, personas con medios, personas con capacidad de influencia y personas con conocidos en lugares clave.

Les pido que unamos esfuerzos en pro de la causa de Amal, que la ayudemos y ayudemos a su familia a acabar con este infierno. Es importante contactar a sus familiares en Gaza para hacerlos partícipes de toda intención de ayudarla.

Toda la infancia de Gaza necesita ayuda. Todo el pueblo de Gaza necesita ayuda. Quisiera brindarles la mano a todos y la manera de hacerlo es luchar para poner fin al estado de sitio, abrir las fronteras y, en última instancia, acabar con la ocupación del pueblo palestino. Ningún pueblo debe vivir como vive la gente de Gaza. No es posible confiar al Estado israelí la tarea de poner fin a esta pesadilla con la esperanza de que se toquen el corazón. Israel avanza a toda velocidad por la senda de los crímenes de guerra y las violaciones de los derechos humanos. A pesar de sus incesantes protestas y actitud de víctima, el Estado israelí está en tal bancarrota moral que rápidamente pierde la legitimidad que nunca se le debió otorgar.

Jezza Neumann, director de ‘Los niños de Gaza’, escribió una breve nota para el sitio web de Channel 4 (http://www.channel4.com/programmes/dispatches/articles/children-ofgaza-filmmakers-feature) en la que habla de sus experiencias en Gaza y pide a quienes deseen ayudar a cualquiera de los pequeños que aparecen en el documental que visiten el sitio http://childrenofgazafund.org/ Desde ahí pueden hacer un donativo para uno o varios de los cuatro niños del documental. El hospedaje del sitio se debe a True Vision Productions, “fundada en 1995 por Brian Woods y Deborah Shipley para realizar documentales que sirvan como campañas internacionales. Diversas organizaciones de beneficencia han surgido gracias a las películas producidas [...] La fundación es para espectadores que, de manera ESPECÍFICA, desean ayudar a las personas retratadas en los documentales. Cada película tiene su propia cuenta y los donativos en ella depositados se emplean exclusivamente en labores de ayuda a esas personas”.

Por favor, haz un donativo a través del sitio web; también te invito a pensar si podemos hacer algo más que enviar dinero... tal vez encontremos la manera de apoyar a la fundación True Vision de manera que brinde a Amal y a otros pequeños la ayuda que con tanta urgencia necesitan.

Adenda del 21 de marzo de 2010

Gracias al apoyo de quienes han reenviado mi petición de apoyo a través del ciberespacio he establecido contacto con una extraordinaria ONG estadounidense: Palestinian Children’s Relief Fund (Fondo de Ayuda a la Infancia Palestina, PCRF en http://www.pcrf.net/). El PCRF aceptó el caso de Amal y hará lo posible por ayudarla. Lo menos que esta pequeña merece es una segunda opinión, tal como lo desea su madre. El PCRF contactará muy pronto a la familia de Amal y empezarán a estudiar la situación.

El PCRF tiene una larga trayectoria y se especializa en brindar asistencia médica a menores palestinos. Cuenta con personal de tiempo completo en Gaza y es la principal ONG que saca niños de la zona para que reciban atención gratuita y envía equipos de cirujanos a Gaza. El PCRF asume el cuidado de cada niño del que tiene noticia y hace todo lo posible por darle ayuda. En los últimos 20 años más de 500 menores lesionados han salido de Gaza para recibir asistencia médica gratuita gracias al PCRF.

Cuando los niños pueden recibir tratamiento en Gaza el PCRF hace los arreglos necesarios con equipos locales y extranjeros que ahí se encuentran. Cuando el tratamiento en la localidad resulta imposible, se encargan de que los niños viajen a otros países y reciban atención gratuita. Actualmente, el PCRF se encarga del tratamiento de varios pequeños en Estados Unidos y Dubai, y algunos más se encuentran viajando en este momento a Estados Unidos.

El Sr. Steve Sosebee, presidente y director general del PCRF, me comentó que el problema que enfrentan para enviar equipos a Gaza (algo difícil mas no imposible) es el bloqueo político contra ONG internacionales en lo que respecta a cualquier contacto o vínculo con el gobierno de Hamas en Gaza, incluido el ministerio de salud. Las ONG europeas y estadounidenses no tienen permiso de establecer contacto alguno con el gobierno de Gaza, y pueden ser sometidas a graves penalizaciones si trabajan con el gobierno e incluso si se comunican con él. Anteriormente el PCRF fue exonerado de estas disposiciones por el gobierno estadounidense y se le permitía enviar misiones de cirujanos a Gaza para trabajar en hospitales de la Autoridad Palestina, pero ahora es necesario renovar dicha autorización, ya que en ese entonces, si bien Hamas estaba al frente de Gaza, la Autoridad Palestina en Ramallah estaba a cargo de los hospitales en la zona. Ahora Hamas es responsable de todas las instituciones palestinas en Gaza y el PCRF requiere de un nuevo permiso, ya solicitado.

El PCRF siempre está dispuesto a continuar con su labor y cooperar con toda persona o institución que comparta su ideal: brindar ayuda a quien la necesita y, así, romper el cerco. Por favor, visita el sitio web del PCRF y apoya su labor en la medida de tus posibilidades. Se trata de una organización extraordinaria que logra lo imposible en condiciones de la mayor hostilidad.

Está claro que debemos presionar a los gobiernos de Europa y Estados Unidos. La gente dice que los boicots no funcionan, pero el boicot a Hamas está funcionando muy bien: evita que las ONG brinden la atención médica que se necesita con urgencia y ofrezcan otros apoyos. Sin duda, el boicot debe dirigirse a Israel, no a Hamas. Quienes bloquean la ayuda de las ONG, una ayuda que se precisa con desesperación, se coluden sin duda con el gobierno israelí. ¿Lo entienden? ¿Les importa?

Me pregunto qué podemos hacer para cambiar esta realidad. Tenemos que cambiarla.

Agradezco a todas las personas que han ayudado a difundir esta petición. Esperemos y recemos por que Amal reciba tratamiento médico y por que sea posible retirar la metralla alojada en su cerebro sin causarle más daño.



Fuente: la autora-Please help little Amal from Gaza

Artículo original publicado el 18 y 21 de marzo de 2010

Sobre la autora

Atenea Acevedo forma parte de Tlaxcala, la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, la traductora y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=10224&lg=es


TIERRA DE CANAÁN: 26/03/2010

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  18:35