HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

17/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Comisión de Corea del Sur comprueba masacres civiles de EUA en la Guerra de Corea


AUTOR:  Amy GOODMAN

Traducido por  Yaotl Àltan


La Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Corea del Sur ha concluido que el ejército de EUA asesinó indiscriminadamente grandes grupos de civiles surcoreanos durante la Guerra de Corea a inicios de los 50s.  La Comisión tiene más de 200 casos pendientes en su agenda, con base en cientos de peticiones ciudadanas que enumeran los bombardeos estadounidenses y ametrallamientos en agrupamientos de refugios surcoreanos en 1950 y 1951.  Entrevistamos al reportero Charles Hanley de Associated Press, ganador del Premio Pullitzer, coautor de El Puente en No Gun Ri: Una pesadilla oculta de la Guerra de Corea (The Bridge at No Gun Ri: A Hidden Nightmare from the Korean War). [incluye la transcripción urgente)]

Invitado:

Charles Hanley, corresponsal especial de Associated Press que ha escrito bastante sobre la Guerra de Corea.  Fue parte del equipo de AP que en el 2000 ganó el Premio Pullitzer por periodismo de investigación por su cobertura de la masacre en No Gun Ri.  Es coautor del libro El Puente en No Gun Ri (The Bridge at No Gun Ri): Una pesadilla oculta de la Guerra de Corea (A Hidden Nightmare from the Korean War).

AMY GOODMAN: Cuando recordamos desde el genocidio de Ruanda hace más de una década hasta los asesinatos en otra parte del mundo, hasta los asesinatos en Corea, ¿qué significa el viaje del presidente Bush a Corea del Sur, Anjali?

ANJALI KAMAT: El Presidente Bush se dirige hoy a China en el último tramo de su viaje por tres naciones en Asia. La prensa se ha enfocado principalmente en su decisión de visitar Pekín para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano y por la crítica a China en el tema de los derechos humanos. Pero difícilmente ha habido cobertura de cualquier otro tema, como este de Corea del Sur, donde el presidente mantuvo pláticas de alta investidura el miércoles.

Esta semana se reveló que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Corea del Sur ha concluido que ejército de EUA asesinó indiscriminadamente grandes grupos de civiles surcoreanos durante la Guerra de Corea a inicios de los 50s.  

La Comisión tiene más de 200 casos pendientes en su agenda con base en cientos de peticiones ciudadanas que enumeran los bombardeos estadounidenses y ametrallamientos en agrupamientos de refugios surcoreanos en 1950 y 1951.  Las peticiones ciudadanas se han acumulado desde 1999, cuando Associated Press confirmó los asesinatos de refugiados de 1950 en No Gun Ri, donde aproximadamente 400 civiles, la mayoría mujeres y niños, fueron asesinados por tropas de Estados Unidos.

Al concluir sus primeras investigaciones, la Comisión le ha solicitado al gobierno surcoreano que exija una indemnización a EUA para las víctimas. Los legisladores surcoreanos también le han solicitado a un comité del senado estadounidense unirse a ellos para investigar evidencia desclasificada de que los comandantes de tierra estadounidenses adoptaron una política de asesinatos deliberados de refugiados.

AMY GOODMAN: Charles Hanley es corresponsal especial de Associated Press que ha escrito extensamente sobre la Guerra de Corea.  Fue parte del equipo de AP que en el 2000 ganó el Premio Pullitzer por periodismo de investigación por su cobertura de la masacre en No Gun Ri.  Es coautor del libro El Puente en No Gun Ri: Una pesadilla oculta de la Guerra de Corea  (The Bridge at No Gun Ri: A Hidden Nightmare from the Korean War).  Nos acompaña ahora en el estudio a Anjali y a mí para platicar sobre la relevancia de esto hoy en día.  Estamos hablando de un tema de hace más de medio siglo.

¿Puedes comentarnos acerca de lo que se está exigiendo y cómo hiciste tus hallazgos en 1999?

CHARLES HANLEY: Bueno, lo que sucedió en 1999 fue, de hecho, un reporte contemporáneo tanto como un trozo de historia, porque en ese momento, en los 1990s, los sobrevivientes de los asesinatos de No Gun Ri—y los sobrevivientes calculan que ahí fueron asesinados aproximadamente 400 refugiados, la mayoría mujeres y niños, por el ejército de EU y la Fuerza Aérea de EU— finalmente pudieron dar a la luz relatos y comenzaron a exigir una investigación, una disculpa, indemnización, algún tipo de reconocimiento de culpabilidad.

AMY GOODMAN: ¿Nos puedes describir esto? Danos detalles. La mayoría de las personas en este país, pienso yo, especialmente los más jóvenes, apenas conocen lo que sucedió en la Guerra de Corea, por no decir lo referente a las tropas de EU que estuvieron ahí.

CHARLES HANLEY: Bueno, lo que ahí sucedió, después de la división de Corea en 1945 por Estados Unidos y la Unión Soviética, es que falló el intento de unir a las dos Coreas, y en junio de 1950 se da la invasión de Corea del Norte.  Los norcoreanos comunistas invadieron Corea del Sur.  Este evento generó el desplazamiento de muchos refugiados surcoreanos cada vez más hacia el sur a medida que avanzaban los norcoreanos.  Y los Estados Unidos decidieron precipitadamente intervenir con tropas que verdaderamente no estaban preparadas para lo que habrían de afrontar. Y una cosa llevó a la otra – los rumores, temores y el pánico entre las tropas de Estados Unidos – de modo tal que terminaron convencidos de que todo coreano era su enemigo, en efecto – muchas de las tropas y muchos de los comandantes.

Y así, en este lugar llamado No Gun Ri, el cual es un pequeño poblado de Corea del Sur, las personas provenientes de dos poblados cercanos fueron cazadas por las tropas de Estados Unidos que se dirigían al sur y que huían hacia un batallón del 7° Regimiento de Caballería.  Primeramente, estas personas fueron ametralladas y bombardeadas por aviones de combate estadounidenses.  Y en segundo lugar, quedaron atrapadas y recibieron disparos durante tres días, atrapadas alrededor de y debajo de un puente ferroviario.  Y los sobrevivientes calculan el número de asesinados en 400.

En su momento, descubrimos en nuestra investigación que había órdenes documentadas para disparar contra los refugiados.  De hecho, el documento más importante que ha emergido fue descubierto por el historiador estadounidense Sahr Conway-Lanz el cual se ha revelado recientemente.  Se trata de una carta del embajador de Estados Unidos en Corea del Sur en ese momento, John Muccio, donde le responde al Departamento de Estado en Washington, diciendo que el ejército de Estados Unidos ha adoptado una política de disparos contra los refugiados que se aproximan a sus líneas a pesar de disparos de advertencia y similares.  Y así, en esencia, ésta fue evidentemente una política estimulada.

AMY GOODMAN: Estamos conversando con Charles Hanley, corresponsal especial para Associated Press, está ganador del Premio Pulitzer.  Regresaremos en un minuto a esta conversación.

[pausa]

AMY GOODMAN: Nuestro invitado es Charles Hanley, ganador del Premio Pulitzer y corresponsal especial para Associated Press, que ha escrito bastante sobre la Guerra de Corea y que fue coautor de El Puente en No Gun Ri: Una pesadilla oculta de la Guerra de Corea (The Bridge at No Gun Ri: A Hidden Nightmare from the Korean War).  ¿Anjali?

ANJALI KAMAT: Charles Hanley, mencionas al embajador John Muccio durante la Guerra de Corea. ¿Podrías comentar un poco más algo acerca de su papel?  Y también, el ejército de Estados Unidos concluyó una investigación después de tu reporte en 2001. ¿Mencionaron alguna vez a Muccio?

CHARLES HANLEY: No. El ejército de Estados Unidos realizó una investigación de catorce meses sobre el incidente de No Gun Ri, después de que nuestro reporte lo confirmó. El ejército había rechazado con anterioridad las acusaciones.

Pero nosotros descubrimos, hace apenas dos años – o, de hecho, el año pasado- que el ejército, durante esa investigación, descubrió la carta de Muccio, la carta que le narraba a Washington esta política de disparos adoptada por el ejército contra los refugiados surcoreanos.  En esa carta, por cierto, la cual fue dirigida a Dean Rusk, Secretario de Estado con posterioridad –  Rusk era entonces Secretario Adjunto para Asia del Este—, Muccio establecía que esa política sería propensa a tener repercusiones si llegase a ser conocida.  Pero, por supuesto, no pudo darse a conocer en el caos y la ceguera periodística de 1950.  El ejército descubrió la carta, nosotros confirmamos que nunca la reportó.  Esta carta habría confirmado una política de disparos contra los refugiados.

Finalmente, el ejército nos dijo y le dijo al gobierno surcoreano que no había reportado la existencia de la carta de Muccio, porque consideró, esencialmente, que no era relevante para esta investigación de un asesinato masivo de refugiados. Esto es obviamente ridículo.  De hecho, el ejército nos dijo en ese momento que, bueno, había discutido sobre una política propuesta y no una política existente.  Eso también es absolutamente falso.  La carta establece muy claramente que esto se había decidido la noche anterior.

AMY GOODMAN: Y una de las partes más poderosas de tu exposición fue conversar con los soldados estadounidenses.

CHARLES HANLEY: Sí. Esta fue la clave para todo el relato de No Gun Ri – y fue la parte más difícil de la investigación y del reportaje- el ubicar a los soldados que estuvieron ahí.  Aunque una vez que los ubicamos, pudieron concentrarse en el asunto principal – ese era el verdadero problema- tan pronto como descubrimos que esos hombres necesitaban platicar acerca de esto y que tenían necesidad de desahogarse, porque teniendo una edad avanzada, esto les había pesado durante muchos años.

AMY GOODMAN: Describe lo que te contaron.

CHARLES HANLEY: Lo que describieron fue una escena de vil locura, desde el punto de vista de algunos de ellos.  Uno, quien no estuvo involucrado sino observando a la distancia, dijo que "¿Qué está sucediendo? ¡Deténgase!".  Otros se opusieron a disparar cuando recibieron las órdenes, pero -

AMY GOODMAN: …contra los refugiados...

CHARLES HANLEY: .. contra los refugiados, pero, obviamente, un buen número de ellos disparó con ametralladoras y rifles automáticos.  Y como digo, esto sucedió durante tres días.  El reporte del ejército en 2001 sostenía que esto no fue "deliberado", lo cual se rechaza nuevamente ante la evidencia de los hechos, el hecho de que sucedió durante tres días y que no se detuvo, de lo cual se tiene registro ahora.  Hemos acumulado al menos diecinueve ejemplos de órdenes de disparar contra refugiados durante este periodo, durante varias semanas a mediados de 1950.

ANJALI KAMAT: ¿Órdenes de matar a personas que llevaban ropa blanca?

CHARLES HANLEY: Y este fue otro aspecto de todo este relato, que la Fuerza Aérea, en particular, consideraba que la gente desarmada podría ser una amenaza enemiga.

AMY GOODMAN: ¿Por llevar ropa blanca?

CHARLES HANLEY: Por llevar ropa blanca. La mayoría de coreanos, civiles, utilizaban ropa blanca durante este periodo.  Pero todo esto surgió del rumor de que los soldados norcoreanos estaban infiltrando las líneas estadounidenses con ropas de civiles, es decir, de color blanco.  Esto es lo que sucede en la guerra.  Si sueltas a los perros de guerra, éstos se alterarán y no podrás controlarlos.  Así sucedió, a estos pilotos de jets que volaban desde bases en Japón, en sus reportes de inteligencia se les decía que estas personas de ropa blanca podrían ser peligrosas, y algunas veces los observadores aéreos las seleccionaban como objetivo, los enviaban a objetivos que eran columnas de refugiados desplazándose por las carreteras, debido a que llevaban ropa blanca.

AMY GOODMAN: ¿Este tema se tocó cuando el Presidente Bush vino a Corea del Sur?  Hubo protestas masivas acerca del tema de las vacas locas y las importaciones de carne de res que entrarían a Corea del Sur. ¿Qué hay acerca de No Gun Ri?

CHARLES HANLEY: A mi entender, por supuesto, oficialmente, el nuevo gobierno conservador no tocó el tema.  La Comisión por la Verdad y la Reconciliación está trabajando ahora, y lo estará durante otro par de años, al menos, así se estableció bajo el anterior gobierno liberal del Presidente Roh.  El actual gobierno del Presidente Lee naturalmente, estoy seguro, no tiene intenciones de tocar el tema, incluso a puerta cerrada.  Sospecho que algunos de los manifestantes en las calles pueden mostrar pancartas de No Gun Ri e incidentes relacionados, pero parecen eclipsados por la disputa de la carne de res y otras.

ANJALI KAMAT: ¿Puedes comentarnos acerca de la ejecución masiva de prisioneros políticos e izquierdistas en 1950 y el papel de Estados Unidos en ello?  ¿Cómo se ha manejado el asunto en la Comisión por la Verdad y la Reconciliación?

CHARLES HANLEY: Este es un capítulo notable de la historia del siglo XX que ha estado oculto por décadas.  Por supuesto, se sabía de ello entre murmullos.  Los surcoreanos –los surcoreanos más viejos estaban enterados de estos eventos, incluyendo incluso No Gun Ri, pero nunca osaron hablar de ellos públicamente durante las dictaduras de Syngman Rhee y Park Chung-hee y otros, sino hasta los 1980s y 1990s. Y ahora, la Comisión por la Verdad y la Reconciliación finalmente tiene un imprimátur gubernamental que puede aplicar a estas investigaciones y relatos, y finalmente la gente puede confrontar lo que sucedió.

Y lo que sucedió fue que, en cuestión de unas semanas a mediados de 1950, mientras los norcoreanos se desplazaban hacia el sur de la península, el gobierno derechista de Syngman Rhee organizó una caza de decenas de miles de supuestos izquierdistas, incluyendo decenas de miles de prisioneros políticos ya detenidos, y simplemente se los llevó al interior del país para darles un tiro en la cabeza y arrojarlos a fosas comunes.  La Comisión considera que un cálculo muy conservador acerca del número de personas asesinadas desde 100,000.  Piensan que pudiese haber más de 200,000 o incluso 300,000 personas asesinadas, y ahora están –en un segundo verano, excavando las fosas comunes en varios sitios por todo Corea del Sur. La razón, la ostensible e inmediata razón de estas ejecuciones fue evitar que los norcoreanos liberasen a estas personas, que entonces habrían de reforzar a su ejército o sus programas de diversas maneras mientras tomaban Corea del Sur.

El papel de Estados Unidos es algo tenebroso y ambiguo.  Sin embargo, el documento más interesante y exclusivo que hemos descubierto hasta ahora es el que muestra que un Coronel estadounidense, un consejero de una división del ejército surcoreano, dio su aprobación para la ejecución propuesta 3,500 prisioneros políticos en Pusan, en el sureño puerto de Pusan, y posteriormente a ello, que miles de prisioneros políticos fueron asesinados en Pusan. Por otro lado, la embajada de Estados Unidos, el embajador Muccio y su personal, expresaron en su momento su desaprobación a los funcionarios surcoreanos acerca de estas ejecuciones sumarias, las cuales, por cierto, en ocasiones incluyeron a muchas mujeres e incluso niños.  Y, sin embargo, el General McArthur, que era el Comandante General, dijo - de acuerdo con los registros desclasificados, que se trataba de un asunto interno del gobierno surcoreano, incluso a pesar de que él tenía control formal sobre las fuerzas surcoreanas que estaba llevando a cabo estas ejecuciones.

AMY GOODMAN: ¿Podrían casos como No Gun Rhee originar solicitudes de expatriación de Estados Unidos?

CHARLES HANLEY: Bueno, este es el punto clave, por supuesto. El ejército de Estados Unidos, en su investigación de 2001 sobre No Gun Ri, reconoció en una nota al pie que había aprendido a cerca de otros incidentes, de los cuales, por supuesto, se habla ahora más abiertamente, e indicó que no investigaría los demás incidentes porque esto abriría una caja de Pandora, si se pudiese decir, no sólo en Corea, donde sabemos ahora del existencia de al menso 200 incidentes, sino en otros lugares tales como Vietnam.

AMY GOODMAN: Te agradezco mucho, Charles Hanley, por habernos acompañado, corresponsal especial para Associated Press, que ha escrito bastante sobre la Guerra de Corea.  Es coautor del libro El Puente en No Gun Ri: Una pesadilla oculta de la Guerra de Corea (The Bridge at No Gun Ri: A Hidden Nightmare from the Korean War  y para nuestros radioescuchas, pueden visitar nuestro sitio web en democracynow.org para ver las fotografías que Charles Hanley ha estado describiendo, los asesinatos en Corea del Sur.



Fuente: Democracy Now!

Artículo original publicado el 12 de agosto de 2008

Sobre el autor

Yaotl Àltan es miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, al revisor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5792&lg=es


ZONA DE TIFONES: 03/09/2008

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  5:22