HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

16/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 
Reflexiones desde Francia sobre el plan de salvamento

Hay algo que no entiendo…


AUTOR:  IAY, el feliz contribuyente

Traducido por  Jorge Aldao. Revisado por Caty R.


Al escuchar los sesudos razonamientos de nuestros periodistas a propósito del plan para salvar a la humanidad, hay algo que no entiendo y que me deja perplejo. Estaría agradecido si alguien lo entiende mejor y me lo explica.

Nos dicen que Europa inyectará 1,7 billones de euros para salvar a los bancos, para garantizar los préstamos interbancarios. De esa cifra gigantesca, Francia se compromete a aportar 360.000 millones de euros, el equivalente a una sexta parte de su Producto interior bruto (PIB).

Pero en Francia nos dicen que el gobierno no tiene dinero para financiar éste o aquel proyecto, por ejemplo, el RSA (1). Entonces, ¿de dónde va a sacar los citados 360.000 millones de euros? Discúlpenme, pero como contribuyente modesto, no puedo dejar de inquietarme.

¡Que no cunda el pánico! Quieren calmarnos diciéndonos que no se requerirá la ayuda de los contribuyentes y que su dinero no se tocará, añadiendo en letras minúsculas: «por lo menos de momento». Porque realmente esos 360.000 millones de euros son dinero virtual y no existen. Sólo están destinados a dar confianza a los banqueros para que acepten seguir prestándose dinero unos a otros.

Por lo tanto, si he entendido bien, los bancos deben de tener ese dinero en sus cajas, solo que, en estas circunstancias, desconfían unos de otros, como los buitres desconfían entre ellos en épocas de escasez. Por eso no quieren prestarse dinero mutuamente y, menos todavía, prestárselo a empresas, y por esta razón la economía se está desacelerando.

Y entonces interviene el gobierno francés y les dice a los banqueros que no se preocupen y que no duden en prestarse dinero entre ellos, porque si un banco no puede reembolsar sus préstamos, el Estado se encargará de hacerlo. Estimados banqueros, ustedes pueden volver a las pantallas de sus PC para seguir prestando dinero y obtener beneficios por ello; y pueden dormir tranquilos. Aquí está el Estado para garantizar que no pierdan su capital.

¡Eso es lo que no entiendo! Nuestro gobierno no tiene dinero. Y dice claramente, y los bancos lo saben, que los 360.000 millones de euros es dinero virtual. Sin embargo, los bancos creen al gobierno aunque no tenga un duro, mientras desconfían de los demás bancos aunque éstos tengan mucho dinero. ¿Ustedes lo entienden?

Entonces me digo que si los banqueros tienen fe en nuestro pobre gobierno y no confían en sus riquísimas instituciones, es porque saben que entre ricos y poderosos es muy difícil que se auxilien mutuamente, y en cambio están seguros de que el gobierno al que apoyaron para que resultase elegido no dudará en recurrir a los felices contribuyentes para que pasen por caja, por las buenas o por las malas.

Pero no, me dicen. Usted se equivoca y hasta piensa de mala fe. Porque eso no sucederá. Al contrario, estos 360.000 millones de euros virtuales se convertirán como por arte de magia en una gallina de los huevos de oro al servicio de los contribuyentes. Pasen y lean:

«Nosotros, el gobierno francés, decimos a los banqueros: aquí hay una gran caja de caudales vacía que ponemos a su disposición. Es suficiente con que imaginen que dentro de esa caja hay 360.000 millones de euros que ustedes podrán utilizar en caso de necesidad. Entonces les entrarán unas ganas enormes de prestar su dinero, todo empezará de nuevo, y mucho mejor, y ustedes nunca tendrán necesidad de abrir esa caja de caudales vacía.

En cambio, al lado hay otra caja de caudales más pequeña, con una pequeña rendija, como una hucha. Todos los años ustedes, los banqueros, deberán pagarme un interés pequeño, en dinero de verdad, por el dinero virtual que hemos puesto a su disposición. Digamos que si me pagan el 3% de los 360.000 millones, tendremos una pequeña suma de 10.800 millones de euros que utilizaremos para financiar todo los proyectos que necesitan mis felices contribuyentes; el RSA, un Plan Marshall para los suburbios, prisiones más confortables, etc., etc.

¿Lo ven? Tienen razón. Yo lo había entendido todo al revés. La idea del dinero virtual es verdaderamente genial. Hasta podríamos hacerlo de la misma manera para resolver el problema del hambre, suprimir la deuda de los países pobres, financiar las investigaciones para terminar con todas las enfermedades y así con muchos otros proyectos humanitarios.

Y todos viviremos como felices contribuyentes. Es, al fin y al cabo, la realización del «Imagine» del difunto John Lennon. ¿Hermoso, no?

Nota

(1) RSA (Revenu de Solidarité Active), es un subsidio para ayudar económicamente a las personas o familias desempleadas o con ingresos insuficientes. La ley que dispone su creación está en discusión en el Parlamento francés.


Fuente:  Ya kekchose que j’comprends pas…  

Artículo original publicado el 15 de octubre de 2008

Sobre el autor

Jorge Aldao y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelión, Cubadebate y  Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=6125&lg=es



LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS: 19/10/2008

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  6:2