HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

14/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

El Sur de la España intercultural


AUTOR:  Adrián BALLESTER CEREZO


A carne mais barata do mercado é a carne negra

ELZA SOARES

 

6:30 de la mañana. Un camión para frente a una gasolinera. Una mano blanca se deja ver a través de la ventanilla. Señala con el dedo índice eligiendo entre pieles negras a los brazos más productivos. Uno a uno van subiendo al camión según son señalados. Cuando se completa, el camión negrero se marcha rumbo al tajo, entre el humo del tubo de escape se puede oír el choque de cadenas y el silbido del látigo de 300 años atrás. A las 8:30 ya no pararán más camiones. Los que no han sido elegidos, miran al suelo, mascullan y se marchan, con la capacidad de invisibles que les hemos otorgado, hacia el agujero que les hemos enseñado a cavarse, para que no estorben, para que no sean descubiertos, donde no molesten a nuestros ojos. ¿Abolición de la esclavitud? ¿Dónde?

Oigo: Altercado interracial, disturbios, enfrentamientos, escalada de violencia, golpes y redadas. Gracias al papel fundamental de las fuerzas del orden se consiguió frenar la ola de violencia de los inmigrantes en Almería, ¿Por qué tanta hipocresía?  ¿A quién pretendéis engañar? ¿Para qué intervenir si los enfrentamientos son entre moros y negrosdemierda?, se preguntaban varios de los que armaban sus gatillos y sus porras antes de entrar en acción. La carga es más limpia si la carne que se golpea es carne de miserable. El golpe es más certero y se consigue una mayor presión sobre el cuerpo golpeado cuando el bulto que se golpea nunca tendrá nombre ni apellidos. ¿Qué importa matarlos a uno u otro lado del muro?

Destrozos de escaparates, gritos, disparos…Los altercados de hoy son voces que no se quisieron escuchar ayer. Sin duda esa rabia desatada son palabras ahogadas que la burguesía acomodada que les rodea no quisimos escuchar. Quien haya podido alguna vez acercarse hasta el mar de plata de los invernaderos de Almería, habrá podido comprobar el estado de las comarcas que son la huerta plastificada para la producción de verduras de la vieja Europa. En las calles olvidadas por cualquier ayuntamiento, las grandes vallas publicitarias anuncian las novedades de fertilizantes, agroquímicos y abonos. La sequedad y el sabor a polvo maldito entran en la boca entre soplidos de desierto en la nuca, para causar la sensación asfixiante de Pedro Páramo. Entre la nada se evapora el tiempo libre que queda al explotado dentro de los invernaderos. Si, como a los misiles israelíes antes de ser disparados, a los tomates almerienses les escribieran mensajes quienes los recolectan, la miseria desdentada -con sus jornadas de 12 horas a 20€, sus camas calientes, su alquiler de pasaporte para una jornada de trabajo- nos reventarían en los comedores europeos a la hora de comer. Pero no se oye nada porque estamos sordos; o nos interesa querer estarlo.

La sociedad española no es racista. No, no cabe eso. Ahora somos integradores porque nos invitan a hacernos fotos de grupo junto con 20 de países diferentes. Quizá lo éramos, como en 1998 cuando también en El Ejido se producían batidas de cromañones armados de bates de béisbol a la caza del moro. Pero ahora no, a las pruebas nos remitimos. Se matan entre ellos, ya no hace falta salir a perseguirlos. Un maliense asesinado por tres marroquíes. Almería es y será zona cero mientras siga estando poblada de 3.000 cuerpos que no tienen voz, nombre ni voto. Serán siendo invisibles mientras no sirvan como brasa para avivar el miedo, para llenar portadas con titulares que siembren la desconfianza, que lleven a alzar los muros para que no se oigan los quejidos de quien quiere tener voz. Les hemos domesticado para que escondan todo de ellos excepto sus brazos y su espalda: Sus brazos porque engordan las cuentas de exportadores de verduras y atraen a inversores de cadenas de supermercados, ¿quién no ha querido alguna vez tener su huerta propia? Y su espalda porque es ancha para cargar horas de trabajo y firme para soportar el mordisco del látigo negrero.

Leo en una de las paredes del parque donde suelo sentarme: NO MÁS MOROS. Aprovecho que la pintura todavía está fresca, ya es hora de alzarse. Me acerco a la pared y hago aquello tan de moda en esta época: Reciclar. Ahora puede leerse: NO MÁS MUROS.


Barcelona. Fuente: http://muroshablados.es/archives/690



Fuente: el autor

Artículo original publicado el 10/12/2008

Sobre el autor

Adrián Ballester Cerezo es miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, al revisor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=6557&lg=es


LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS: 10/12/2008

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  20:3