HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

17/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 
La Primera guerra mundial de las palabras - Palestine Think Tank y Tlaxcala declaran la guerra contra la desinformación

El arma secreta definitiva de Israel


AUTOR:  Ayman EL KAYMAN

Traducido por  Manuel Talens


Cada vez que Peres, Livni o Barak (sin olvidar al inenarrable Olivier Rafkowicz, encargado francófono de relaciones públicas del ejército israelí) pronuncian la palabra parece que expectoran, escupen un insulto. Jamás dicen “Hamás”, sino “Khamás”, pues sustituyen la H árabe por una “Kh”, equivalente a la J española.

Hamás, acrónimo de harakat al-muqâwama al-'islâmiya (حركة المقاومة الإسلامية) –Movimiento de la resistencia islámica– se escribe en árabe con H, es decir, con ح, pero en labios sionistas la ح se convierte en Kh, es decir, en خ.

El problema es que  en hebreo moderno Khamás significa "robo, expolio".

Por eso, el mensaje subliminal que sale de los labios del menor portavoz del Estado canalla cada vez que habla de “Khamás” es, de entrada, negativo, y ello tanto para oídos hebreos como árabes, puesto que en árabe la letra “khâ” representa... la mierda. Una madre le dice a su hijo: "No toques eso, es khâ”. Por la misma razón, para cualquier árabe el ministro egipcio de Asuntos Exteriores se merece el nombre que tiene, puesto que se llama Abul Geith (pronunciado “jait”, literalmente el padre de la mierda).

Esta elección fonética deliberada de los grandes lingüistas israelíes es de una perversión absoluta, puesto que la “Jet” (ח), octava letra del alfabeto hebreo, equivalente a nuestra J (como la خ árabe), representa tradicionalmente la luz y la vida. Pero cómo extrañarse de lo que hacen unos dirigentes que escogieron el shabbat de la Hannuka –la Fiesta de las Luces– para iniciar su llamada operación “Plomo fundido” (que en realidad significa “Plomo lanzado”) sobre Gaza.

Me pregunto si los corresponsales y enviados especiales de los medios audiovisuales de Occidente en Israel, que repiten como papagayos la pronunciación israelí de “Khamás”, son conscientes de ser cómplices del uso de un arma lingüística secreta de destrucción masiva.

Los juristas internacionales deberían analizar con suma urgencia la noción de crimen de guerra lingüístico.

Ayman El Kayman, investigador de la AIEL (Agencia internacional de la energía lingüística).

¡Buena semana a todos!
¡Que la fuerza del espíritu sea con vosotros!
¡… y hasta el martes que viene!

 

Para leer otras entradas de esta Primera guerra mundial de las palabras, pinche aquí


La Primera guerra mundial de las palabras es una iniciativa de Palestine Think Tank y Tlaxcala.

Los autores que deseen participar pueden enviar sus textos a
contact@palestinethinktank.com y a tlaxcala@tlaxcala.es.

Fuente:
La dernière arme secrète d'Israël

Artículo original publicado el 2 de octubre de 2009

Sobre el autor

Manuel Talens es miembro de RebeliónTlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, al revisor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=6883&lg=es



LAS FICHAS DE TLAXCALA: 02/10/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  5:23