HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

17/12/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Noruz, el Nuevo Año Persa: amistad con la naturaleza


AUTOR:  Nasrin POURHAMRANG äÓÑíä æÑåãÑä

Traducido por  Manuel Talens


El Nuevo Año Persa, que forma parte de la tradición de Irán, Afganistán, Tajikistán, Turquía, Turkmenistán, Uzbekistán, Kirgistán y Kazakistán, se inicia el primer día del Farvardin, que equivale al 21 de marzo.

 

El sustantivo Noruz se refiere a los primeros días del Nuevo Año Persa, los cuales se prolongan con grandes celebraciones a través del país. Noruz significa “nuevo día”.

Las celebraciones del Noruz se iniciaron hace más de 8000 años en Irán. Desde hace ya ochenta siglos los primitivos habitantes de Irán, país tan sofisticado como glorioso, han venido conmemorando esta fecha con vistosas y fascinantes festividades. En ellas se rinde culto a la amistad con la naturaleza, a los valores de la tierra madre y a la comunión con la humanidad.

Los antiguos iraníes habían dividido el año en 12 partes y cada una de ellas era testigo de una celebración de nombre específico: Farvardin-gaan, Ordibehesht-gaan, Khordad-gaan, Tir-gaan, Mordaad-gaan, Shahrivar-gaan, Mehr-gaan, Abaan-gaan, Azar-gaan, Dey-gaan, Bahman-gaan y Esfand-gaan. Además, en otras fechas rendían homenaje a la transición de las estaciones, a la transformación de la tierra y el clima, a los fenómenos naturales y a las tradiciones culturales.

Los iraníes primigenios respetaban sobremanera las costumbres de la tierra madre y las transformaciones naturales y se adaptaban a los cambios climáticos anuales para preservar la vida humana mientras que, al mismo tiempo, mantenían una cooperación amistosa y reverente con su entorno. Todo eso les ayudó a crear una notable y fortalecida civilización, capaz de sobrevivir a lo largo de la historia.

No sólo aprendieron a utilizar con delicadeza los regalos y las bendiciones que les hacía la naturaleza, sino que también descubrieron la manera de proteger sus propias vidas frente a los fenómenos naturales adversos que, a pesar de ello, dieron siempre forma a buena parte de las ancestrales celebraciones y festividades iraníes, pues éstos consideraban tales elementos como un legado celestial y, por tal razón, hacían lo posible para preservarlos.

“Mehregan” era la fiesta de la creación. Se iniciaba al principio y al final del otoño. Una vez terminada la siembra de las futuras cosechas, era su acción de gracias, con la que auguraban un año más prolífico.

El fin del invierno y el principio de la primavera era testigo del Noruz, la fiesta de la regeneración de la naturaleza. Entonces, la naturaleza helada y sin vida revivía y la tierra se tornaba verde de nuevo. Los iraníes estaban convencidos de que la naturaleza y su belleza existían para que los seres vivos pudiesen disfrutarlas, sin por ello dejar de respetarlas y protegerlas; una vez que la naturaleza sonreía con su verdor ellos debían sonreír y darle las gracias. Zoroastro, el antiguo profeta iraní, señaló que es necesario ser feliz y evitar la contaminación de la naturaleza, los conflictos, las guerras y las querellas.

Cuando empieza el Noruz los iraníes suelen purificar y limpiar sus hogares y utensilios, lavarse y bañarse, plantar y abonar las semillas de plantas comestibles, cocinar y hornear los mejores alimentos y confites, encender fuegos sobre los tejados, etc.

El primer día del Noruz se reúnen en familia; se hacen regalos; se congregan y comen los manjares, cuajadas y postres más deliciosos; bailan y se divierten; cantan y se sienten felices.

En tiempos remotos, también llevaban regalos a sus reyes y recibían donaciones a cambio. Aquellas celebraciones duraban 12 días y, llegado el decimotercero, partían desde sus hogares en dirección a los valles y las montañas, donde extendían manteles sobre la tierra, en pleno corazón de la naturaleza, para concluir la fiesta.

Pero el Noruz y sus celebraciones no se limitan únicamente a la tierra de Irán, ya que también forman parte de la tradición de países cercanos del centro y el sudeste de Asia.

Durante los días postreros del invierno, los iraníes hacen una limpieza general de sus hogares, compran ropa nueva, nuevos utensilios, regalos para los miembros de la familia, se procuran diversos tipos de comestibles y dulces y cocinan los mejores manjares en el Año Nuevo. Son también frecuentes los frutos secos jugosos de la primavera, con los que agasajan a invitados y parientes.

En los últimos momentos invernales, que se confunden con el inicio de la primavera en el momento del equinoccio, se reúnen en torno a una mesa adornada que llaman “Haft-seen”. Esta mesa ancestral se prepara de acuerdo con rituales muy precisos. Tras el anuncio del equinoccio, que marca el inicio oficial de la primavera con el disparo de un cañón, se felicitan, comen los alimentos dispuestos sobre el mantel, se hacen regalos, visitan a sus parientes y amigos y continúan celebrando el final del duodécimo día.

Los "Haft-seen"

Con su Noruz, los iraníes renuevan sus vínculos con la naturaleza y le agradecen su regeneración. Celebran con alabanzas la reaparición de las flores y las plantas y fortalecen sus relaciones familiares y de amistad. El Noruz es la oportunidad para la reconciliación con la naturaleza, la familia de los amigos y, por ello, está considerado como un símbolo de camaradería con el resto de la humanidad.


 


Fuente: Ovi Magazine - Persian New Year; Friendship with Nature

Artículo original publicado el 28 de marzo de 2009

Sobre el autor

Manuel Talens es miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=7505&lg=es

 


UMMA: 24/04/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  5:22