viagra online

http://www.newmoney.gov/newmoney/image.aspx?id=136

viagra online http://www.bilimselbilisim.com/haberler_detay.aspx?id=42

cialis vs viagra

viagra online

http://www.newmoney.gov/newmoney/image.aspx?id=136

viagra online http://www.bilimselbilisim.com/haberler_detay.aspx?id=42

cialis vs viagra
">
HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

20/10/2014
EspaÑol Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Presencia de potasio-40 radiactivo en el suelo de Serbia


AUTOR:  Erika Vögeli, Dr. Andreas Bau y Dr. Hans Könitzer

Traducido por  Horizons et débats. revisado por Javier Fdez Retenaga


¿Qué armas se han utilizado aquí?

Es una cruel y conocida realidad que las guerras se utilizan continuamente para probar armas nuevas. Y, aun cuando en este sector se guarda un estricto secreto, los debates públicos son mal recibidos y a veces reprimidos por todos los medios, cualquiera puede entender que los innumerables científicos e ingenieros al servicio de la industria armamentista no se ganan el sueldo haciendo simplemente remodelaciones de armas viejas.

Sin embargo, esto no puede seguir ocultándose. En Iraq, en Somalia, en Serbia y en Kósovo, en Afganistán, en Líbano y en Gaza, en todas partes donde EE UU y sus aliados han librado guerras o suministrado armas, han sembrado no sólo la muerte y destrucción inmediatas. De todos esos países llegan noticias alarmantes sobre heridas y enfermedades desconocidas, o acerca de un aumento nunca visto de enfermedades cancerosas, o informes sobre daños genéticos y malformaciones en los recién nacidos.

En el territorio de la ex Yugoslavia, fue llamativa la aparición de ciertas enfermedades  muy poco después de los bombardeos. Otro hecho notable es el aumento masivo de tumores múltiples: las personas contraen no sólo un tipo de cáncer, sino dos o tres a la vez.

Entre tanto, hemos ido adquiriendo algunos conocimientos; por ejemplo, sobre el llamado uranio empobrecido. El polvo de uranio, que, por choque o combustión, se libera en forma de nanopartículas y atraviesa barreras biológicas como la hematoencefálica o la barrera placentaria, acaba penetrando en las células, con graves consecuencias radiotóxicas y quimiotóxicas.

Pero el análisis de las muestras de suelo serbio ha arrojado más resultados. No sólo se ha encontrado uranio y productos derivados de su desintegración, sino también otros elementos o sustancias radiactivas. Esos descubrimientos plantean cuestiones muy serias: por ejemplo, en relación con la composición isotópica que se observó en el potasio, que no aparece en la naturaleza y no está relacionada con los productos derivados del uranio, pero que es un efecto conocido a través de las pruebas atómicas. ¿Qué significa esto? ¿Qué armas se han utilizado aquí? Después del bombardeo de la estación nacional de televisión, en el centro de Belgrado, donde murieron 16 trabajadores, dos de los 16 cadáveres no aparecieron por ningún lado. Se „evaporaron“ literalmente, según informa la película „Yugoslavia: la guerra evitable“(*). El calor producido por la munición utilizada tuvo que ser inmenso, de tal magnitud que no hay casi otra explicación posible que la utilización de armas radiactivas o una explosión atómica a pequeña escala. ¿Se probó aquí una nueva generación de armas atómicas?

En vista de los problemas de salud en los países afectados, similares a los observados en los soldados de EE UU y de la OTAN que han regresado a casa, el derecho internacional obliga a los países que han utilizado esas armas a dar las explicaciones oportunas. La humanidad tiene derecho a saber qué está sucediendo aquí y qué implicaciones tiene sobre sus medios de subsistencia. Y sin demora. De lo contrario, todo lo que se diga acerca del derecho, los derechos humanos y la democracia, pero también sobre la ecología y la protección del medio ambiente, se convierte en farsa.

Nos encontramos aquí ante claros crímenes de guerra, crímenes cada vez más evidentes, y quien contribuye a encubrirlos se convierte en cómplice. Esta es una consecuencia que la comunidad internacional extrajo de la Segunda Guerra Mundial y que estableció con las  correspondientes reglas del derecho internacional. Todos los gobernantes y mandatarios de la alianza bélica son directamente responsables.

El artículo de esta página explica los efectos en el organismo del radiactivo potasio-40. Muestra, entre otras cosas, cómo destruye los mecanismos de auto-reparación de las células; esto es, importantes funciones defensivas del organismo contra la formación de células cancerosas. Y nos permite también hacernos una idea de los efectos de la producción y utilización de esas sustancias sobre la vida en el planeta.

Erika Vögeli (Zeit-Fragen)

*„Yugoslavia: the avoidable war“, USA/A 1999/2001, dirección: George Bogdanich y Martin Lettmayer. Versión en inglés, en internet:
http://video.google.com/videoplay?docid=5860186121153047571 (1ª parte)  
http://video.google.com/videoplay?docid=6371060303901674397 (2ª parte)

 Función e importancia del potasio

para el cuerpo humano

 

Posibles efectos de una elevada absorción

de potasio-40 radiactivo

                  

Por Dr. Andreas Bau y Dr. Hans Könitzer

 

Desde febrero de 2009, se dispone de los resultados de los análisis de muestras de suelo procedente de Serbia realizadas por el ingeniero H.W.Gabriel y el Dr. D. Schalch. Ahí se apreciaron cambios notables en la composición isotópica del potasio. En comparación con el potasio natural, se apreció una proporción 100 veces más elevada de potasio-40 radiactivo.

 

El potasio se encuentra en la naturaleza en forma de compuesto de tres isótopos: potasio-39, potasio-40 y potasio-41, en una proporción del 93,94%, 0,0117% y 6,73%,  respectivamente. Es decir, que el potasio-40 radiactivo –fuente de radiación beta y gamma con una vida media muy larga– tiene un porcentaje muy bajo: 0,0117%.

 

Las muestras de suelo se estudiaron mediante espectrometría gamma y análisis quimiotécnicos; los resultados son muy fiables y reproducibles. Lo llamativo es el alto porcentaje de potasio-40, hasta 100 veces más elevado que en el potasio natural. Si consideramos que una eventual diferencia en la composición del suelo sólo puede provocar un cambio mínimo (de un uno por mil) en la composición isotópica natural, hay que preguntarse el motivo de una concentración tan elevada de potasio-40.

 

El potasio-40 no aparece como resultado de la desintegración del torio o del uranio. Esto excluye al uranio como origen del potasio-40. Éste sólo puede proceder de la transformación de otro elemento, debida a la radiación. Así, por ejemplo, del calcio-40 no radiactivo se obtiene potasio-40 radiactivo mediante el bombardeo de neutrones. Como el análisis de las muestras indica también una elevada concentración de otros isótopos radiactivos como el carbono-14 y el berilio-10, se puede concluir que los isótopos mencionados se han formado por reacciones nucleares que tuvieron lugar allí mismo. Esto apunta al uso de armas que provocan tales reacciones nucleares (armas atómicas tácticas).

 

¿Qué peligros para el organismo humano se derivan de una absorción elevada de potasio-40 radiactivo? A continuación, expondremos en primer lugar los fundamentos médicos de la importancia del potasio.

 

Función e importancia del potasio para el cuerpo humano

 

Nos referimos ahora al potasio natural, al que ingerimos a diario a través de los alimentos. El potasio se presenta en la naturaleza sólo como catión (ion positivo). Es el catión más importante de todas las células de los organismos humano y animal, e indispensable para la función celular. Productos alimenticios ricos en potasio son las bananas, la carne, los albaricoques, los kiwis, las grosellas, las patatas, la coliflor, el repollo, el hinojo, las espinacas y el apio; también los hongos y las nueces.

 

El cuerpo humano sano es capaz de auto-regularse y tolera muy bien una ingesta elevada de potasio con los alimentos. Es decir, que una elevada ingesta de potasio –por comer muchas bananas, por ejemplo– no provoca un aumento del contenido de potasio en las células. Otra cosa sería si ingiriéramos potasio cuya composición natural se hubiera modificado debido a una alta concentración de potasio-40.(1) Ese potasio-40 que se encuentra en el suelo en gran cantidad como consecuencia de las guerras lo absorbemos a través de los alimentos. Pero también puede llegar al cuerpo humano también a través de nubes de polvo.

 

Es un hecho de la química que los isótopos de un elemento químico no pueden diferenciarse químicamente entre sí. La bioquímica del metabolismo de humanos, animales y plantas no puede por tanto distinguir entre el potasio-39, el potasio-40 y el potasio-41. El organismo asimila la mezcla de isótopos que se le ofrece. Le resulta imposible separar el potasio radiactivo del no radiactivo en los procesos metabólicos.

 

El potasio es el factor más importante de la contaminación radiactiva corporal

 

El 98% del potasio presente en el cuerpo se encuentra en el interior de las células, y sólo un 2% fuera de ellas. “La carga radiactiva en los seres humanos proviene sobre todo del potasio-40, y es de aproximadamente 0,2 miliSievert por año. Si la concentración de potasio-40 se multiplica por cien, la carga alcanza un nivel muy preocupante (¡20 mSv/a!)”.(1) Se comprende así que el isótopo radiactivo potasio-40, que en las zonas investigadas se encuentra multiplicado por cien, al ser transportado a las células con la ingestión de alimentos, dañe las funciones vitales del núcleo–la parte de la célula más sensible a la radiactividad– y los orgánulos de la célula, sobre todo las mitocondrias.

 

Mitocondrias: la central energética de la célula

 

Para entender la importancia de la función de las mitocondrias, haremos una breve digresión para explicarla. Las mitocondrias son formaciones ovales de unos 300-800 nm de longitud y unos 100 nm de espesor, y son, junto con el núcleo, los orgánulos más grandes de la célula. Están recubiertas de una membrana doble y se encuentran en las proximidades del núcleo celular. Las mitocondrias tienen un ADN propio (ácido desoxirribonucleico, el portador de la información genética), y disponen por tanto de la capacidad de sintetizar sus propias proteínas. Son el „aparato respiratorio“ de las células y su función principal es la síntesis de ATP (adenosín trifosfato), el portador más importante de energía para todos los procesos metabólicos. Por eso se las llama también la „central energética“ de las células.

 

Daños en la auto-reparación de las células

 

La energía en forma de ATP es necesaria, entre otras cosas, para la producción del antioxidante glutatión (GSH) contenido en la parte soluble del líquido celular. El GSH es el sistema primario de reparación de la mayor parte de las estructuras celulares que han sido dañadas por  radicales libres. Esos radicales libres son partículas químicas con gran poder reactivo, y la radiactividad (radiación ionizante) provoca su formación.

 

El GSH tiene además una función protectora contra las mutaciones químicas (modificaciones de la información genética producida por ciertas substancias), que representan un peligro para las células. Se considera que esta función antioxidante del GSH protege contra el cáncer, ya que neutraliza los efectos de los radicales libres. Pero sin el portador de energía ATP no se puede producir suficiente GSH, y el mecanismo de reparación de las células deja de funcionar.(2) El potasio-40 que llega a las células a través de los alimentos daña el núcleo celular, así como la síntesis de ATP en las mitocondrias y, con ello, el proceso de reparación.

 

Fallos en la eliminación de metales pesados

 

El GSH cumple otra función importante: ayuda a las células a deshacerse de metales pesados tóxicos. Los metales pesados se ligan al GSH y son transportados desde la célula hasta la vesícula biliar, donde son eliminados. Ese proceso cumple una doble función: por un lado, puede liberar a las células de excedentes de GSH y, por otro, desintoxicarlas de metales pesados.(2) Se entiende así por qué un deterioro de la insustituible función de las mitocondrias debido a la presencia de sustancias radiactivas, por ejemplo potasio-40, tiene consecuencias tan devastadoras.

 

Peligrosa variación de la concentración de electrolitos

 

El ATP proveniente de la „central energética“ de las células es necesario en otra función imprescindible para la vida humana. Los líquidos corporal y celular son, debido a los iones que poseen, electrolitos. La presencia de ciertos iones en las membranas biológicas de las células y orgánulos celulares produce en estas membranas potenciales eléctricos indispensables para las funciones vitales. En este sentido, es de fundamental importancia sobre todo la relación entre los iones de sodio y los de potasio. En el interior de la célula hay más potasio, en el exterior más sodio. El equilibrio entre el sodio y el potasio se mantiene por medio del efecto combinado de la bomba sodio-potasio y la permeabilidad de la membrana celular. La bomba sodio-potasio es un sistema enzimático que demanda un alto aporte de energía: consume de un 30% a un 70% del adenosín trifosfato (ATP) que se forma en el cuerpo. A la importancia fundamental del ATP nos hemos referido ya con anterioridad al explicar la función de las mitocondrias. Sin un abastecimiento suficiente de ATP, se producen fallos en la bomba sodio-potasio y alteraciones de la permeabilidad de la membrana celular. Estas perturbaciones provocan finalmente peligrosas variaciones de la concentración de electrolitos en el espacio intra y extracelular, y producen, entre otras consecuencias, un cambio en el volumen de la célula.

 

Estas explicaciones ponen de manifiesto la importancia fundamental del potasio para el mantenimiento de las funciones vitales del organismo. E igualmente ponen de manifiesto el peligro mortal que para los procesos vitales representa el potasio-40 radiactivo: un subproducto de un arma y una guerra absolutamente inhumanas.

 

1  Ing. H.W. Gabriel, Dr. D Schalch. Gammaspektrometrie, Energie der Beta-Strahler, Prüfung von Veränderungen der natürlichen Isotopenverhältnisse (Gammaespectrometría, energía de las radiaciones, estudio de los cambios en la relación isotópica natural). Horizons et débats, nº. 13 del 30 de marzo de 2009.

 

2 Dra. Rosalie Bertell. Berufsrisiken des Krieges (Riesgos profesionales de la guerra). Zeit-Fragen, nº. 41, del 11 de octubre de 2006.


Fuente: Zeit-Fragen - Funktion und Bedeutung von Kalium für den menschlichen Körper

Artículo original publicado el 8 de junio de 2009

Sobre el autor

Horizons et débats es un partenario de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística a la cual pertenece Javier Fdez. Retenaga. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a los autores, a los traductores y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=7908&lg=es

 


PAZ Y GUERRA: 23/06/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  6:22