viagra online

http://www.newmoney.gov/newmoney/image.aspx?id=136

viagra online http://www.bilimselbilisim.com/haberler_detay.aspx?id=42

cialis vs viagra

viagra online

http://www.newmoney.gov/newmoney/image.aspx?id=136

viagra online http://www.bilimselbilisim.com/haberler_detay.aspx?id=42

cialis vs viagra
">
HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

25/10/2014
EspaÑol Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Los generales de la guerra del gas se preparan para la batalla más dura


AUTOR:  Giulietto CHIESA Джульетто Кьеза

Traducido por  Cortesía de antimafiadosmil


Imprevistamente, cuando el “Nord Stream” se encuentra ya en el umbral de superar los últimos obstáculos burocráticos y técnicos, he aquí que afloran de nuevo, en Europa y en los Estados Unidos, las polémicas, o mejor dicho, explícitas tentativas de detener su realización.


El “Nord Stream”, para los que no son especialistas, es la gran operación que Moscú ha emprendido para sortear, colocando las tuberías en el fondo del Mar Báltico, desde Vyborg hasta Greifswald- el obstáculo interpuesto por Ucraina al flujo de su gas hacia los consumidores occidentales.
El hecho de que se trata de un obstáculo, lo ha vivido Moscú en los inviernos pasados, incluidos los últimos dos, con dos “guerras del gas” a las que ha sido obligada por el comportamiento del presidente Viktor Jushenko.

“Obligada”, dice Putin, muy enfadado, porque “nosotros solo queremos vender nuestro gas, pero Kiev nos lo impide”.
No se sabe cuanto haya costado a Gazprom, hasta ahora, toda esta disputa. El potente CEO (chief executive officer) de Gazprom, Aleksei Miller, no lo ha revelado. Pero alguien en Mosú ha echado cuentas: el tapón ucraniano ha hecho perder a las cajas fuertes rusas, en los dieciocho años que han pasado desde el fin de la URSS, algo como 50 mil millones de dólares entre gas robado a lo largo del trayecto, gas no pagado, gas obtenido a precios muy inferiores de los del mercado.
Hay que tomar todo esto, como se suele decir, con pinzas, porque los datos que da Ucrania son completamente diferentes.

Pero queda el hecho de que Moscú no tenía alternativas: los gasoductos y los oleoductos construidos durante la época soviética pasaban por su territorio soviético y por el de los países amigos del Pacto de Varsovia. Una vez caído el sistema que recibió como dono del destino la renta de la posición constituida por esas tuberías ha podido jugar sus cartas: o pagas más o no pasas. O sea, o me das una parte del producto a un precio más bajo o no pasas. En cualquier caso me tomo algo de los tubos. Y si protestas yo cierro los grifos y te acuso delante de Europa de querer chantajearnos por razones políticas, de querer dejarnos sin nada, al frío y con una crisis industrial, de querer imponer su esfera de influencia perdida con la derrota en la guerra fría.

Hasta cuando se trataba de países amigos, controlados y controlables, Moscú ha esbozado, improvisado acuerdos que tenían en pié la situación, mal, pero la tenían. Aunque pasando de crisis en crisis: unas cien en quince años, de distinta importancia y gravedad, que las distintas partes han dibujado de varias formas con colores políticos, pero con un único denominador común: pagar menos.

Con la Bielorussia de Lukashenko, por ejemplo, quitando algún momento difícil, ha funcionado. También porque Lukashenko ha tenido relaciones pésimas con el Occidente y queda la hipótesis en el horizonte de una reunificación Rusia-Bielorusia.

Pero con la Ucrania de Jushenko (Julia Timoshenko ha cambiado alianzas y ahora parece que está con Moscú) el tema se ha vuelto intratable.

La “revolución naranja” ha puesto a Kiev bajo la protección de Washington y de Bruselas y en ruta de adhesión con la Unión Europea y de entrada en la Otan. Es decir, en ruta de colisión con Moscú. ¿Qué sentido habría tenido, para Moscú, seguir haciendo regalos para ganarse una amistad que ahora ya se ha vuelto imposible?

Y también en Europa no todos estaban ni están dispuestos a soportar el chantaje ucraniano. Demasiado esplícito al mismo tiempo que peligroso. Porque Moscú no tiene intención de salir perdedor. Por lo tanto, si el gas no pasa por Ucrania, entonces los grifos los cierra Rusia en la fuente. Con el resultado de que no solo Kiev no recibe nada y se queda sola con su chantaje, sino que además tampoco Europa recibe nada. Rusia nos pierde, en lo que se refiere a menos entradas, pero toda Europa se queda sin un cuarto de la energía que le hace falta. Y mañana será todavía peor, según todas las previsiones.

Con la perspectiva muy realista de que Moscú encuentre, es más, ya ha encontrado, un comprador sediento de energía y en condiciones de absorber todo el flujo que ahora va hacia el oeste. Se trata de China. Y ya otros tubos se van extendiendo hacia el este. Pasarán unos años, pero se llegará a esto inexorablemente. La sed china es inmensa.


Trabajadores rusos del gas. Foto Wintershall AG para nord-stream.com

Así Putin ha encontrado oídos y bolsillos sensibles, visto que el “Nord Stream” cuesta más de diez mil millones de euros. Primero de todo en Alemania. El ex-canciller Gerhard Schroeder en la cabeza, que se ha convertido en el CEO del proyecto. Pero también Merkel, llevando detrás las industrias alemanas. Y ahora Sarkozy se pone a la cola rápidamente.

Si después añadimos el “South Stream”, en alternativa al “Nabucco”, para llevar el gas, debajo del Mar Negro, a Bulgaria, en los Balcanes, a Grecia, Italia (y aquí Putin ha encontrado el entusiasta apoyo de Berlusconi, es decir del Eni, y de nuevo, de Sarkozy), he aquí que se delinea una situación en la que Moscú puede suministrar su gas (y el que contratará con las ex repúblicas gemeals de Asia Central) a los Europeos, sin depender de ningún filtro.

Es obvio que esto significará una verdadera revolución en las relaciones entre Rusia y Europa.


Pero esto no le gusta a Washington. Por esta razón ha levantado la voz el viejo Zbignew Brzezinski, ex consejero para la Seguridad nacional de Jimmy Carter: atención que Moscú quiere «aislar a la Europa del este de la Europa Occidental”. Sigue el coro de protestas de todos los “desaventurados” que se quedan con las manos vacías.

Urmas Paet, ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, se lamenta de que los países bálticos serán “ignorados”. El 23 de abril, ex jefes de estado y de gobierno con Vaclav Havel y Lech Walesa a la cabeza, denuncian el intento de Moscú de querer “restablecer esferas de influencia”. La tesis es una sola: la operación es una amenaza dirigida la Europa oriental, que se volvería “chantajeable” y se quedaría sin energía.

¿Pero es verdad que Bruselas no podría redistribuir, según criterios de mercado, el gas que de todas formas llegaría abundante de Moscú? No está claro como Rusia podría condicionar la redistribución europea de su gas, una vez que haya llegado a los terminales del “Nord Stream” y del “South Stream”.
El ministro de Asuntos Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski paragona el “Nord Stream” incluso con el pacto Molotov – Ribbentrop.

Estos gaseoductos no se deben hacer. En su lugar Washington y el coro de sus aliados europeos prefieren el “Nabuco”, que tienen la ventaja de “bypasar” completamente Moscú para ir a buscar vendedores en Turkmenistan, Kazakhstan, pasando obviamente por Georgia y Turquía. Operación perfecta, si no fuese que Putin y Medvedev ya han puesto a punto su contrapartida y cuentan con aliados muy potentes, por no decir decisivos, en Europa.

Sucederá de seguro algo gordo en los próximos meses. Si Putin, Berlusconi y Gerhard Schröder han decidido de verse en privado en San Petersburgo, justamente ahora, es porque se preparan para sostener una ofensiva potente.



Fuente: Megachip - I generali della guerra del gas si preparano alla battaglia più dura

Fuente de esta traducción:
http://www.antimafiadosmil.com/gasoductoruso.html

 Artículo original publicado el 21 de octubre de 2009

Sobre el autor

Tlaxcala es la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, al revisor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=9097&lg=es

  

 


PAZ Y GUERRA: 26/10/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  9:45