HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

23/10/2017
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 
La Primera guerra mundial de las palabras

¿Una década de propaganda? La BBC y su cobertura de Venezuela


AUTOR:  Lee SALTER

Traducido por  Ana López


Investigadores de la University of the West of England, en el Reino Unido, han puesto en evidencia la parcialidad sistemática y continuada en las noticias sobre Venezuela cubiertas por la BBC. Los doctores Lee Salter y Dave Weltman han analizado la cobertura de Venezuela de la BBC desde que Hugo Chávez ganara sus primeras elecciones presidenciales hace diez años. El proyecto de investigación, aún en curso, y sus resultados muestran hasta el momento que las informaciones de la BBC sobre este país no cumplen con su compromiso legal de imparcialidad, verdad y rigor.

Los investigadores han analizado 304 reportajes de la BBC publicados entre 1998 y 2008 de entre los cuales sólo tres mencionaban las políticas positivas puestas en marcha por el gobierno de Chávez. La BBC no ha informado adecuadamente sobre ninguna de las iniciativas democráticas, ni sobre la legislación en materia de derechos humanos, los programas de alimentación, las iniciativas de atención sanitaria o las medidas para la reducción de la pobreza. La Misión Robinson, el mayor programa de alfabetización de la historia mundial, sólo se ha mencionado de pasada. Según el estudio, la BBC parece no haber aceptado la legitimidad del presidente: en toda la muestra se insinúa que Chávez no tiene apoyo electoral y en cierta ocasión incluso se le compara con Hitler (Venezuela’s Dictatorship [El dictador de Venezuela], 31/08/99).

Este intento de desautorizar a Chávez debe además entenderse en el contexto de su historial electoral: su legitimidad se cuestiona a pesar de haber sido elegido varias veces con un apoyo de entre el 56% y el 60% de los votos, en contraste, por ejemplo, con el apoyo recibido por todos los partidos que han ganado unas elecciones británicas desde 1979, respaldados por entre el 35,3% y el 43,9% de los votos. El actual Primer Ministro británico fue designado por su predecesor y muchos altos mandatarios del actual gobierno nunca han sido elegidos democráticamente. No resulta, sin embargo, sorprendente que la BBC nunca haya cuestionado su legitimidad.

La reacción de la BBC al golpe militar en 2002 es particularmente interesante. BBC News publicó nueve artículos sobre el golpe el 12 de abril de 2002, todos basados en las versiones de los hechos de los golpistas, a quienes, junto a la «oposición», se defendía como salvadores de «la nación». Aunque BBC News informó sobre el golpe, la única vez que se llegó a usar la palabra «golpe» fue al recoger acusaciones lanzadas por representantes del gobierno y por la hija de Chávez.

La explicación «oficial» que daba la BBC era que Chávez había «caído», «renunciado» o «dimitido» (en el mejor de los casos a instancias de los militares) tras su «mala gestión» de las «huelgas» (que, como nos recuerda Hardy [2007], eran en realidad, paros de las patronales) y manifestaciones en las que simpatizantes suyos habían disparado y matado a otros participantes. Al informar de esto último, Adam Easton, el corresponsal de la BBC en Caracas escribió «una cámara filmó también a simpatizantes armados de Chávez disparando indiscriminadamente a los participantes en la marcha» (en Venezuela’s New Dawn [El nuevo amanecer de Venezuela]). La secuencia en cuestión fue emitida por el canal de un oligarca que había apoyado el golpe, posteriormente se demostró que estaba manipulada.

Resulta sorprendente que la BBC privilegiara la versión de los hechos de los golpistas si tenemos en cuenta que, antes del golpe, Chávez había ganado dos elecciones y un referéndum constitucional.

En ningún momento se cuestionó la intención de restaurar la democracia de los golpistas.

En Venezuelan media: “It’s over!” [Prensa venezolana: « ¡Es el fin! »], la BBC permite al editor de El Universal, sin rebatirlo en modo alguno, declarar: « ¡Hemos vuelto una vez más a la democracia! ». La elección del subtítulo «Restaurando la democracia» por parte del editor regional de BBC Americas en Venezuela’s political disarray [La desorganización política de Venezuela] es quizá aún más significativa. En Oil prices fall as Chavez quits [Cae el precio del petróleo y Chávez abandona] se informa de la renuncia de Chávez como resultado de un «levantamiento popular».

Resulta muy esclarecedor que todos los testimonios populares recogidos en los nueve artículos pertenezcan a simpatizantes de la «oposición» y que las únicas voces a favor de Chávez vengan de miembros del gobierno, de la hija del propio Chávez o de Cuba. Sería, por tanto, razonable inferir, a partir de las informaciones de la BBC, que los venezolanos de a pie no apoyaban a Chávez ya que, mientras el golpe era calificado de «popular» sin rigor alguno, la reacción a éste no lo era.

Los investigadores han formulado una hipótesis que sugiere que uno de los factores que explican la falta de rigor de la BBC al informar sobre Venezuela es la adhesión del grupo a la línea ideológica de la élite venezolana. Haciendo caso omiso de los estudios existentes sobre historia venezolana, la BBC apoya sus reportajes en la «tesis del excepcionalismo», es decir, en la idea de que Venezuela era una excepción entre las naciones latinoamericanas y de que su democracia era lo suficientemente fuerte como para resistir una dictadura.

Los estudios históricos sugieren, sin embargo, que esta idea es incorrecta. Como explican los profesores Ellner y Salas, quienes defendieron la excepcionalidad de Venezuela erraron al no establecer una conexión entre la exclusión política y el fenómeno del clientelismo vinculado a ésta, por un lado, y las violaciones de los derechos humanos, la manipulación y la corrupción por otro. Además, dieron por sentado que la legitimidad de los mecanismos institucionales garantizaba la estabilidad. Las lacras del fraude electoral, la corrupción y la represión que los expertos señalaron como decisivas en su contribución a la crisis de los noventa ya eran evidentes en décadas anteriores.

No cabe duda de que la BBC no logra asumir esto último y su desconocimiento de la extrema pobreza que afecta a muchos venezolanos impide una comprensión suficiente de la política venezolana. Al no «ver» estos factores, la BBC no puede entender la Revolución Bolivariana como una respuesta a décadas de pobreza y opresión.

En su lugar, la BBC personaliza el movimiento bolivariano en Hugo Chávez, como si éste hubiera salido de la nada y hubiera impuesto su mandato en Venezuela, sin tener en cuenta el movimiento que lo respalda ni las elecciones que lo avalan.

Por ejemplo, se refiere a la victoria en el referéndum de 2004 como «un giro extraordinario que desafía a las explicaciones sencillas» (en Analysis: Venezuela at the crossroads [Análisis: Venezuela en un cruce de caminos] 17/8/04). Por supuesto, la victoria resultó «extraordinaria» sólo para aquellos que ignoraban las cuestiones subyacentes que afectaban a la política venezolana en el momento.

Por consiguiente, el propio Chávez se convierte en «causa» de conflicto político. En el mundo de la BBC es imposible que la clase, la pobreza, las violaciones de los derechos humanos o la corrupción sean causa de conflicto político; la BBC no tiene en cuenta el impacto de una tasa de pobreza del 70% en 1995, ni el hecho de que un año antes de la primera victoria electoral de Chávez el 67% de los venezolanos ganaran menos de 2$ diarios.

En su lugar, nos pinta a los venezolanos como a un rebaño sin uso de razón que sigue a su flautista de Hamelín y sólo responde cuando él pide que se haga campaña por esto o aquello. En el mundo de la BBC las «divisiones» sociales y políticas son cosa de Chávez.

Para la BBC, los únicos representantes legítimos de los venezolanos parecen ser los oligarcas no electos que apoyan a la «oposición». Porque Venezuela es la «oposición». «Los líderes de la oposición en Venezuela», según la BBC, apelan a «la comunidad internacional para que intervenga y proteja el Estado de derecho».

Cuando el golpe de estado militar y la imposición de un dictador «restauró» la democracia, la BBC informó de que «Venezuela no se ha fijado en un político activo, sino en quien está a la cabeza de la asociación de empresarios». Cuando una mayoría de venezolanos elige democráticamente a Chávez no se trata de un acto de «Venezuela», pero cuando un golpe de Estado militar apoyado por la CIA impone una oligarquía corrupta, sí que refleja la voluntad de Venezuela «entera», no la voluntad de una élite, sino la de la propia Venezuela.

Hay quien dice que detrás de las razones de la inexactitud y la parcialidad de las informaciones de la BBC está la experiencia personal de los periodistas de la BBC, gentes que pertenecen a un entorno social y una clase muy concretos y que viven en zonas adineradas de Caracas. Desde este punto de vista, se podría decir que simplemente no ven la realidad de la situación. Si es así, se confirmaría la reivindicación de Charles Hardy, quien afirma que tendemos a recibir «la perspectiva de un corresponsal internacional… que trabaja en un edificio de oficinas de un periódico de la oposición en el centro de la ciudad y vive en un apartamento en una urbanización adinerada».

La gran pregunta, sin embargo, es si se puede confiar en la información de la BBC sobre América Latina. Desde luego, a juzgar por los últimos reportajes sobre la reciente victoria de Evo Morales en Bolivia, parece poco probable. Mientras tanto, su público permanece, lamentablemente, mal informado.

La investigación sigue adelante y sus responsables llegan a Caracas en diciembre para emprender la siguiente fase del proyecto. Para más información, contactar con el autor.


Para leer otras entradas de esta Primera guerra mundial de las palabras, pinche aquí.

La Primera guerra mundial de las palabras es una iniciativa de Palestine Think Tank y Tlaxcala.

Los autores que deseen participar pueden enviar sus textos a contact@palestinethinktank.com y a tlaxcala@tlaxcala.es.


Fuente: Venezuelanalysis.com-A Decade of Propaganda? The BBC’s Reporting of Venezuela 

Artículo original publicado el 14 de diciembre de 2009

Sobre el autor

Ana López forma parte de Tlaxcala, la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=9989&lg=es

 


LAS FICHAS DE TLAXCALA: 11/02/2010

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  10:13