HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

20/12/2014
EspaÑol Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Paraguay: El ALBA frente a la vuelta a la esclavitud


AUTOR:  Guillermo F. PARODI


Revisado por Ferran Muiños

Es obvio que a nadie le gusta ser dominado, ni que otro tenga poder sobre su vida o su muerte, o decida si merece considerarse digno. A nadie le gusta que la inseguridad transforme su vida en un miedo constante.

Sin embargo en Paraguay a un empleado le resultará imposible librarse del flagelo de la explotación, le guste o no le guste; y ricos y pobres vivirán además con miedo a los delincuentes.

Las condiciones actuales favorecen tal situación: un rampante capitalismo salvaje con alta desocupación deja a los perversos el plato servido y a las víctimas el camino abierto a la desesperación. En este contexto los sindicatos han perdido su poder, porque la larga fila de desocupados permite a los empresarios, por un lado, prohibir la afiliación so pena de un despido no precisamente caro (un salario mensual por cada dos años de antigüedad), y por otro, pagar al empleado, en la mayor parte de los casos, el salario mínimo, independientemente de su formación o antigüedad (e incluso menos, si el empresario está dispuesto a sobornar al inspector).

La sociedad paraguaya se ha tornado patológicamente centrífuga. Los que pueden huyen, mayoritariamente a España y Argentina, y me consta que el paraguayo sufre –más que los ciudadanos de otros países–, por la lejanía de su terruño. Paraguay tuvo poca inmigración, exceptuando a quienes llegaron después de la Guerra de la Triple Alianza (que tampoco fueron muchos) y la mayor parte de sus habitantes tiene raíces en la colonia. Para más escarnio, es quizás el único país verdaderamente bilingüe de América: el guaraní es hablado por todos los paraguayos, a veces mezclado con el español (yopará). La emigración actual es tan alta que ha desestabilizado la moneda local por el ingreso desde el exterior de 2 millones de dólares diarios, en un país con menos de 6 millones de habitantes.

¿Cómo se agudizó la desocupación, con la espantosa consecuencia de niños desnutridos, prostitución femenina y masculina (travestís) y delincuentes desesperados? Es posible responder sin pensar demasiado: la entrada en Mercosur y la corrupción "explicada" por la transición de la dictadura de Stroessner a la "Democracia", amparada por una impunidad jurídica delirante.

El Mercosur (unión aduanera) aportó a Paraguay un impuesto común a las importaciones extrazona. Como resultado se acabaron las excursiones de argentinos y brasileros para comprar electrodomésticos, whisky y demás necedades a mitad de precio, facilitando además la destrucción de las incipientes industrias paraguayas. La competencia conlleva beneficios, pero hay que agregar: "para el que gana".

La Justicia en Paraguay es generalmente injusticia. Existen, y bien documentados, "escándalos jurídicos", como por ejemplo el que un juez falle a favor de una de las partes contrariando lo que explícita y taxativamente prohíbe una ley nacional, conseguido el fallo a "platazo" limpio. ¿Creen ustedes que se puede recurrir a esa misma justicia para remediar la situación?

La única gran esperanza para acabar con la desocupación estructural de Paraguay es la integración en el ALBA. ¿Y qué más? Es necesario acercarse al socialismo del siglo XXI. La corrupción en todos los niveles sólo puede atacarse eficientemente con la democracia participativa.

Y para hacer realidad esa esperanza, queda que gane las elecciones de 2008 el ex obispo Lugo, un curita valiente que no teme a nada, ni siquiera a la muerte. Veremos muchas acciones para neutralizarlo y quizás incluso para eliminarlo físicamente, pero con todo el optimismo que nos queda, clamamos: ¡No podrán!


Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=56944

Artículo original publicado el 29 de septiembre de 2007

Sobre el autor

Guillermo F. Parodi es miembro de Rebelión, Cubadebate y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Este artículo se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=3787&lg=es


AL SUR DE LA FRONTERA: 29/09/2007

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  20:24