HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

12/08/2020
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

Un invento llamado «el pueblo judío»


AUTOR:  Tom SEGEV

Traducido por  Nadia Hasan. Revisado por Caty R.


La Declaración de Independencia de Israel señala que el pueblo judío nació en la Tierra de Israel y fue exiliado de su patria. A todos los estudiantes israelíes se les enseña que esto sucedió durante el período del gobierno romano, en el año 70 de la era cristiana. La nación se mantuvo fiel a su tierra, a la que empezó a regresar tras dos milenios de exilio. Falso, dice el historiador Shlomo Zand, en uno de los libros más fascinantes y retadores publicados en mucho tiempo. Nunca existió un pueblo judío, sólo una religión judía, e incluso el exilio nunca ocurrió, por lo tanto no hay retorno. Zand rechaza la mayoría de las historias acerca de la formación de la identidad nacional en la Biblia, incluyendo el éxodo desde Egipto y, más concretamente, los horrores de la conquista bajo Joshua. El autor afirma que todo eso es ficción y un mito que ha servido de excusa para el establecimiento del Estado de Israel.

Según Zand, los romanos no exiliaron naciones enteras y a la mayoría de los judíos se les permitió permanecer en el país. El número de exiliados fue, como mucho, de unos cientos de miles. Cuando los árabes conquistaron el país, muchos judíos se convirtieron al Islam y fueron asimilados por los conquistadores. Así, resulta que los progenitores de los árabes palestinos fueron judíos. Zand no inventó esta tesis: 30 años antes de la Declaración de Independencia, fue expuesta por David Ben-Gurion y Yitzhak Ben-Zvi, entre otros.

Si la mayoría de los judíos no fueron exiliados, ¿cómo es posible que llegaran tantos a casi todos los países del planeta? Zand dice que emigraron por su propia voluntad o, si se encontraban entre aquellos exiliados de Babilonia, permanecieron allí porque así lo decidieron. Contrariamente a las creencias convencionales, la religión judía intenta inducir a miembros de otras confesiones a convertirse en judíos, lo que explica cómo llegaron a ser millones de judíos en el mundo. Como señala, por ejemplo,  el Libro de Ester, «Y muchos de los pueblos de la tierra se convirtieron en judíos; por el miedo que los judíos dejaban caer sobre ellos».

Zand hace referencia a muchos estudios existentes, algunos de los cuales se escribieron en Israel pero se desviaron fuera del discurso central. También describe detalladamente el reino judío de Himyar, en el sur de la Península Arábiga, y el de los judíos berebéres, en el norte de África. La comunidad judía de España emanó de los árabes que se convirtieron al judaísmo y llegaron con las fuerzas que arrebataron España a los cristianos, y de los individuos nacidos en Europa que también se convirtieron al judaísmo.

Los primeros judíos de Askenaz (Alemania) no procedían de la Tierra de Israel y no llegaron a Europa del Este desde Alemania, ya que se convirtieron en judíos en el reino de los jázaros, en el Cáucaso. Zand explica el origen de la cultura Yiddish: no fue una importación judía desde Alemania, sino el resultado de la conexión entre los vástagos de los jázaros y alemanes que viajaron hacia el este, algunos de ellos como comerciantes.

Encontramos entonces que los miembros de una variedad de pueblos y razas, rubios y negros, morenos y amarillos, se convirtieron en judíos en gran número. Según Zand, los sionistas necesitan inventarse –para ellos mismos– una marca étnica compartida y una continuidad histórica producto de una larga serie de invenciones y ficciones, junto con una invocación de tesis racistas. Algunas fueron urdidas por las mentes de quienes concibieron el movimiento sionista, mientras que otras se ofrecieron como resultados de estudios genéticos realizados en Israel.

El Profesor Zand enseña en la Universidad de Tel Aviv. Su libro, 'When and How Was the Jewish People Invented?' (Publicado en hebreo por Resling), tiene la intención de promover la idea de que Israel debería ser un «estado para todos sus ciudadanos» –judíos, árabes y otros– en contraste con su declarada [de Israel] identidad como un estado «judío y democrático». Historias personales, una prolongada discusión teórica y abundantes bromas sarcásticas no ayudan al libro, pero sus capítulos históricos están bien escritos y cita numerosos hechos e ideas que sorprenderán a muchos israelíes cuando lo lean.

El mosquito de Kiryat Yam

El 27 de marzo de 1948 tuvo lugar una reunión en Haifa acerca del destino de los beduinos de la zona de Haifa llamada Arab al Ghawarina. «Hay que expulsarlos de ahí, así dejarán de ser uno de nuestros problemas», escribió en su diario personal Yosef Weitz, del Keren Kayemeth (Fondo Nacional Judío). Dos meses después, Weitz informó al director de la organización, de que «Nuestra bahía de Haifa ha sido completamente evacuada y apenas quedan restos de aquellos que se entrometen en nuestra frontera». Probablemente fueron expulsados a Jordania; a algunos se les permitió permanecer en la aldea de Jisr al Zarqa. El destino de los beduinos de Arab al Ghawarina saltó recientemente a los titulares gracias a Shmuel Sisso,  alcalde del suburbio de Haifa de Kiryat Yam que presentó una queja ante la policía contra Google. La razón es el añadido  –hecho por un navegante del sitio, un residente de Nablús– adjunto al centro de Kiryat Yam, de una  foto satelital mundial que señala que la ciudad se construyó sobre las ruinas de una aldea que fue destruida en 1948, Arab al-Ghawarina. La queja de Sisso señala que esto es difamatorio.

Los hechos son los siguientes: Las tierras del valle de Zevulum fueron adquiridos en la década de 1920 por el Fondo Nacional Judío (JNF), y por varias compañías constructoras, entre ellas una llamada Gav Yam. Los archivos sionistas tienen el proyecto para el establecimiento de Kiryat Yam, datado en 1938, y una carta de 1945 que señala que ya había allí 100 casas. Los mapas gubernamentales del período del Mandato Británico identifican el territorio en el que fue construido Kiryat Yam con dos nombres: Valle de Zevulum y Ghawarina. Así, parece que esto no fue un asentamiento sino una zona donde vivían beduinos.

El sitio Web de la organización israelí Zochrot (Remembering) señala que en 1948 había 720 personas en el lugar y que la zona se dividió en tres kibbutzim: Ein Hamifratz, Kfar Masaryk y Ein Hayam, hoy Ein Carmel.

Esta historia ha estado circulando por Internet y provocando respuestas, que se pueden resumir como sigue: «Si Sisso demanda a Google porque el buscador señala que el alcalde está viviendo sobre una aldea árabe destruida, implica que piensa que eso es algo malo». Sisso, abogado de 57 años identificado con el Likud y que fue cónsul general israelí en Nueva Cork, dice: «No pienso que esto sea algo malo, pero otras personas pueden pensar que sí lo es, especialmente en el extranjero, y esto puede dañar a Kiryat Yam, ya que la gente no quiere invertir aquí. Pero ya que no estamos asentados en una aldea palestina, ¿Por qué deberíamos sufrir sin motivo?

Originario de Marruecos, Sisso llegó a Israel en 1955. «Deambulé por toda la región y no encontré ningún resto de que alguien haya estado aquí antes que nosotros y que, supuestamente, se les expulsara». Consultó con un profesor de leyes estadounidense cómo, llegado el caso, podría demandar a Google por difamación o por daños. Esto, señaló, es la contribución de Kiryat Yam a la lucha contra el derecho al retorno (de los refugiados palestinos). Podría convertirse en el juicio más fascinante desde que Ariel Sharon demandó a la revista Time; pero el alcalde Sisso no se hace muchas ilusiones: «Yo contra Google soy como un mosquito contra un elefante», dijo esta semana.

¿A quién pertenece Estados Unidos?

Dos profesores, Gabi Shefer y Avi Ben-Zvi, fueron invitados esta semana en el programa de actualidad de Yitzhak Noy «International hour» en Israel Radio. El presentador, que sonaba un poco preocupado, preguntó si los logros de Barack Obama demuestran que Estados Unidos ya no pertenece al hombre blanco. El Profesor Shefer confirmó esto: Obama es un inmigrante, dijo. El Profesor Zvi añadió un comentario: Gabi Shefer tiene razón, señaló. Pero ambos están equivocados. Si Obama fuera un inmigrante no podría ser candidato a la presidencia. Él nació en Honolulu, cerca de dos años después de que Hawai se convirtiera en el estado 50 de la unión.


Fuente: http://www.haaretz.com/hasen/objects/pages/PrintArticleEn.jhtml?itemNo=959229

Artículo original publicado el 1 de marzode 2008

Sobre el autor

Nadia Hasan y Caty R. son miembros de Rebelión, Cubadebate y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar asus autores y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=4776&lg=es

 


TIERRA DE CANAÁN: 10/03/2008

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  13:55