HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

19/09/2019
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 

La prohibición de la tortura que no prohíbe la tortura: las reglas de Obama dejan la tortura intacta e incluso podrían fomentar un incremento en la tortura patrocinada por USA alrededor del mundo


AUTOR:  Allan Nairn

Traducido por  Atenea Acevedo


Si te tienen sobre la plancha y todavía respiras mientras la mirada de tu torturador cuelga sobre la tuya, poco importará que se trate de un usamericano un simple aprendiz patrocinado por USAmérica.

Cuando el presidente Obama declaró rotundamente que “USAmérica no torturará” muchos se equivocaron al creer que había terminado con esta práctica, cuando en realidad lo único que hizo fue modificarla.

El decreto ejecutivo de Obama prohíbe a algunos (no a todos) oficiales usamericanos incurrir en la tortura, pero no prohíbe a ninguno de ellos, incluida su propia persona, patrocinar la tortura en el extranjero.

De hecho, este cambio de política únicamente afecta a un pequeño porcentaje de torturas atribuibles a usamericanos y podría ser completamente acorde con un incremento en la tortura que goza del apoyo usamericano en todo el mundo.

La trampa radica en el hecho de que, desde Vietnam, cuando las fuerzas usamericanas solían torturar de manera directa, el gobierno se ha encargado de delegar sus acciones de tortura: paga, arma, capacita y orienta a personas extranjeras a cargo de torturar, casi siempre teniendo el cuidado de que los usamericanos se mantengan al menos a un discreto paso de distancia.

Bueno, USAmérica solía hacerlo así hasta que Bush y Cheney cambiaron el protocolo y dejaron que muchos usamericanos se ensuciaran las manos y, a veces, incluso tomaran fotos digitales del asunto.

El resultado fue un fracaso de relaciones públicas que enfureció a la clase dirigente usamericana porque exponer las técnicas nacionales al mundo hizo menguar el poderío usamericano.

Pero, a pesar del escándalo, el hecho es que las torturas de Bush y Cheney que perpetraron ciudadanos usamericanos no constituyen sino un pequeño porcentaje de todas las torturas aplicadas por clientes de USAmérica.

Por cada tormento que inflige directamente un usamericano en Iraq, Afganistán, Guantánamo y las cárceles secretas hay muchos más administrados por fuerzas extranjeras que gozan del patrocinio usamericano.

Dichas fuerzas operaban y operan con apoyo usamericano militar, financiero, de inteligencia o de otra índole en Egipto, Israel, Arabia Saudita, Etiopía, Pakistán, Jordania, Indonesia, Tailandia, Uzbekistán, Colombia, Nigeria y las Filipinas, por mencionar algunos nombres, ya no hablemos de las torturas que infligen iraquís y afganos sin ensuciar las manos usamericanas pero con apoyo de ese país.

Lo que el decreto de Obama elimina ostensiblemente es ese pequeño porcentaje de tortura administrada por usamericanos al tiempo que mantiene el terrible grueso de la tortura del sistema, esa que infligen extranjeros con mecenazgo usamericano.

Obama pudo poner fin al apoyo brindado a fuerzas extranjeras que torturan, pero prefirió no hacerlo. Su decreto ejecutivo hace referencia únicamente al tratamiento de “...una persona bajo custodia o control efectivo de un oficial, empleado u otro agente del gobierno de Estados Unidos, o detenida dentro de instalaciones que sean propiedad de un departamento o entidad de Estados Unidos, o bajo su operación o control, en cualquier conflicto armado...” Esto significa que ni siquiera prohíbe la tortura directa a manos de usamericanos en entornos que no sean de “conflicto armado”, es decir, aquellos lugares en los que se registra mucha de la tortura porque muchos regímenes represivos no se encuentran implicados en un conflicto armado.

Y aun cuando la afirmación de Obama, “Estados Unidos no torturará”, resultara cierta, el gobierno puede pagar, entrenar y orientar a torturadores extranjeros, y cerciorarse de que ni ellos ni sus mecenas usamericanos enfrenten a la justicia local o internacional. Se trata del regreso al statu quo anterior, el régimen torturador que va desde Ford hasta Clinton en el que, año tras año, hubo más agonía en seres humanos atados de pies y manos con apoyo usamericano que durante los años de Bush y Cheney.

En el viejo (ahora renovado) régimen de delegación de operaciones, los usamericanos enseñaban técnicas de interrogación y tortura, luego pasaban a la habitación contigua mientras las víctimas gritaban y se dedicaban a pasar preguntas a sus pupilos extranjeros. Así funcionó USAmérica en El Salvador durante el gobierno de JFK y hasta el de Bush padre. (Más detalles en mi texto “Behind the Death Squads: An exclusive report on the U.S. role in El Salvador’s official terror”, The Progressive, mayo de 1984; el informe del Comité de Inteligencia del Senado usamericano que motivó aquel texto sigue siendo confidencial, pero algunos senadores de dicho Comité confirmaron el aspecto de “pasar preguntas” a los torturadores. Recomiendo también la lectura de mi texto “Confessions of a Death Squad Officer”, The Progressive, marzo de 1986, y otro texto de mi autoría, “Comment”, The New Yorker, 15 de octubre de 1990 [sobre derecho, USAmérica y El Salvador]).

En Guatemala, durante los gobiernos de Bush padre y Clinton (mentores de Obama en política exterior), USAmérica respaldó al escuadrón de la muerte G-2 del ejército, escuadrón que conservó archivos extensos sobre disidentes a quienes después aplicó choques eléctricos o les cortó las manos. (El archive/sistema de vigilancia fue instalado en las décadas de 1960 y 1970 gracias a la participación de fuerzas especiales de la CIA, el Estado y AID; la historia se encuentra en “Behind the Death Squads”, op. cit., y en los libros del profesor Michael McClintock).

Los usamericanos que participaron directamente en la operación de Guatemala, algunos de los cuales conocí y he nombrado, colaboraron efectivamente en la puesta en marcha del G-2 pero se limitaron a andar de puntillas alrededor de sus cámaras de tortura. (Ver mi texto “C.I.A. Death Squad”, The Nation [US], 17 de abril de 1995; “The Country Team”, The Nation [US], 5 de junio de 1995; intercambio epistolar con el embajador usamericano Stroock, The Nation [US], 29 de mayo de 1995, y Allan Nairn y Jean-Marie Simon, “Bureaucracy of Death”, The New Republic, 30 de junio de 1986).

Algo parecido ocurrió en el Haití de Bush padre y Clinton (operación a cargo de la gente que hoy conforma el equipo de Obama) cuando la DIA (Agencia de Inteligencia para la Defensa) apoyó el lanzamiento del grupo terrorista FRAPH: la CIA pagó al líder del grupo, el propio FRAPH puso machetes en las manos de civiles haitianos y los hizo torturar y matar como delegados usamericanos (Ver mi texto “Behind Haiti's paramilitaries: our man in FRAPH”, The Nation [US], 24 de octubre de 1994, y “He's our S.O.B.”, The Nation [US], 31 de octubre de 1994; la historia fue después confirmada en “This Week”, en la cadena de televisión ABC, por el Secretario de Estado usamericano State Warren Christopher).

En la Tailandia de hoy (un país que difícilmente viene a la mente cuando la mayoría de la gente piensa en la tortura), policías y militares seleccionados reciben equipo y capacitación usamericana para tareas como la “selección de objetivos” y luego salen a torturar musulmanes de Thai Malay en el sur profundo y rebelde, y a veces también torturan a refugiados birmanos (la mayoría budistas) y trabajadores explotados de la costa norte y oeste.

No hace mucho visité a un interrogador tailandés clave que habló abiertamente de la tortura militar, policíaca y de los grupos de inteligencia, quien cerró la discusión con las palabras “Échale un vistazo a esto” y me invitó a pasar a otra habitación: un museo actualizado de placas, fotografías y premios de la inteligencia usamericana y occidental en el que destacaban reconocimientos del centro contra el terrorismo de la CIA (en aquel entonces bajo administración de gente hoy en el gabinete de Obama); fotos personales con prominentes figuras usamericanas como George W. Bush; una medalla otorgada por Bush; varios certificados de entrenamiento de la inteligencia, el FBI y el ejército usamericano; una foto en la que aparece con un colega israelí al lado de un tanque en los Territorios Ocupados, e implementos de interrogación y recuerdos del Mossad, Shin Bet y Singapur.

Al salir, este miembro de la inteligencia tailandesa comentó que pronto volvería a visitar Langley. Cumple una función típica, hay miles como él alrededor del mundo, como los enanos que torturan por encargo del gobierno usamericano en Guantánamo.

Muchos usamericanos, hay que reconocerlo, odian la tortura. La aventura de Bush y Cheney puso este hecho en evidencia. Sin embargo, para detener la tortura es necesario que la población conozca los hechos y advierta que la prohibición de Obama no pone fin a esta atrocidad y que, en realidad, podría fomentar un incremento en el crimen de la tortura patrocinada por USAmérica.

En lugar de actuar, esta noche el sistema seguirá trabajando a toda máquina. Más toques eléctricos, asfixias, quemaduras profundas. Y miles de mentes complejas compartirán el mismo y sencillo pensamiento: ‘Por favor, mátenme de una vez’.


Marcus Dut


Fuente: The Torture Ban that Doesn't Ban Torture: Obama's Rules Keep It Intact, and Could Even Accord With an Increase in US-Sponsored Torture Worldwide

Artículo original publicado el 24 de enero de 2009

Sobre el autor

Atenea Acevedo es miembra de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística, Rebelión y Cubadebate. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=6938&lg=es



IMPERIO: 27/01/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  20:49