HOME TLAXCALA
la red de traductores por la diversidad lingüística
MANIFIESTO DE TLAXCALA  NOSOTR@S  LOS AMIGOS DE TLAXCALA  BUSCADOR 

AL SUR DE LA FRONTERA (América Latina y Caribe)
IMPERIO (Asuntos globales)
TIERRA DE CANAÁN (Palestina, Israel)
UMMA (Mundo árabe, Islam)
EN EL VIENTRE DE LA BALLENA (Activismo en las metrópolis imperialistas)
PAZ Y GUERRA (EEUU, UE, OTAN)
MADRE ÁFRICA (Continente africano, Océano Índico)

ZONA DE TIFONES (Asia, Pacífico)
KON K DE KALVELLIDO (Diario de un kurrante)
LIMPIAMENINGES (Cultura, comunicación)
LOS INCLASIFICABLES 
LAS CRÓNICAS TLAXCALTECAS 
LAS FICHAS DE TLAXCALA (Glosarios, léxicos, mapas)
BIBLIOTECA DE AUTORES 
GALERÍA 
LOS ARCHIVOS DE TLAXCALA 

01/06/2020
Español Français English Deutsch Português Italiano Català
عربي Svenska فارسی Ελληνικά русски TAMAZIGHT OTHER LANGUAGES
 
La paz como medalla y no como principio

Wendy y Obama


AUTOR:  Allan McDONALD


Wendy Elizabeth Ávila nació en Tegucigalpa un 28 de junio de 1985, bajo una lluvia de cenizas melancólicas.

Barack Hussein Obama nació en Honolulú el 4 de agosto de 1961, bajo un carnaval de colores asiáticos.

Wendy fue a una escuela pública, pobre como sus compañeros, y en sus brazos siempre cargó cuadernos con la palabra esperanza escrita en mayúscula.

Obama fue a la prestigiosa escuela de Derecho Harvard Law School con sus emparedados ricos en proteínas de la magistratura.

Wendy creció con una sonrisa franca y limpia de ilusiones.

Obama creció entre las brumas de la codicia y la mentira pública.

Wendy asistió cada día a los arrabales tristes de Tegucigalpa para alfabetizar niños y niñas.

Obama asistió a las campañas metódicas donde fue elegido senador del decimotercer distrito de Illinois, para encontrar el alfabeto de la fuerza irracional del poder.

Wendy se matriculó en una universidad de Honduras para ser abogada y ayudar a los que tienen sed de justicia.

Obama fue profesor de Derecho constitucional en la Facultad de Leyes de la Universidad de Chicago para enseñar a los que tienen hambre de demagogia y márketing.

Wendy alcanzó su máximo honor al ver niños felices con el diploma de que ya sabían leer y escribir.

Obama alcanzó su máximo honor al llegar a ser el primer presidente negro, así escribió su destino e historia para los que no saben leer en el imperio.

Wendy estaba en su casa viendo por la ventana el cielo húmedo y pensando en su cumpleaños cuando escuchó las balas del golpe de Estado.

Obama estaba desayunando patatas con maní cuando se dio cuenta de la transición constitucional de Honduras.

Wendy cerró sus ojos, abrió la puerta y salió en busca de respuestas.

Obama abrió la ventana de la oficina oval y salió volando con Supermán para inventar preguntas.

Wendy de inmediato se integró al Frente Nacional Contra el Golpe y salió en busca de justicia, de democracia y, sobre todo, de paz.

Obama juró como el cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos de América y de inmediato se integró a la marejada de guerras en Afganistán e Iraq.

Wendy caminó cada día sin descanso ante el bloqueo criminal de las calles.

Obama caminó por los jardines de la Casa Blanca sin preocuparse por el bloqueo criminal a Cuba.

Wendy, en las luchas encarnizadas, ella sin más armas que la paz se enfrentó a los dueños del país y de las armas y la atacaron con lanzagranadas y cañones.

Obama se comprometió a enviar 40 mil hombres con lanzagranadas y cañones a Afganistán.

Wendy vio una flota de bárbaros frente a sus ojos y pidió paz.

Obama ordena que continúe la 4 flota naval.

Wendy sigue de pie, día a día, con sus bases pacíficas de lucha en busca de la paz en las calles del terror.

Obama lleva sus bases militares a Colombia.

Wendy no cierra la esperanza por la paz.

Obama no cierra Guantánamo por el horror.

Wendy nuevamente choca contra las armas de humo.

Obama lanza cortinas de humo.

Wendy cae por los gases tóxicos lanzados por militares hondureños para reprimir a los manifestantes pacíficos.

Obama cae aburrido en su sillón, por lo que se dice de Honduras.

Wendy muere en busca de la paz que reclamó cada día, eran las 10 de la noche del sábado 26 de septiembre en Tegucigalpa.

Obama gana el premio Nobel de la Paz, eran las 5 de la mañana del viernes 9 de octubre en Washington.

Wendy fue velada en un pobre salón de un sindicato, con sus compañeros de lucha.

Obama celebró su medalla en los salones dorados de la elite pacífica con vinos y quesos que inspiran paz gastronómica.

Wendy creyó en su lucha.

Obama aun no cree en su medalla.


 


Fuente: el autor

Artículo original publicado el 14 de octubre de 2009

Sobre el autor

Allan McDonald es miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Este artículo se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8985&lg=es

 


LIMPIAMENINGES: 14/10/2009

 
 IMPRIMIR ESTA PÁGINA IMPRIMIR ESTA PÁGINA 

 ENVIAR ESTA PÁGINA ENVIAR ESTA PÁGINA

 
VOLVERVOLVER 

 tlaxcala@tlaxcala.es

HORA DE PARÍS  18:28